Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

2 de febrero de 2012

Soñaba el río




Estaba dormido mi pueblo
y se quejaba de miedo la noche.
Sobre el monte quinientos soldados aceitunados
andaban atentos a la secreta música de nuestros versos.

Junio bebía de las niñas en flor
y por las tardes de ti; ángel pausado de mediodía.
No se limitaba el tiempo a mecer los dolores
cuando el calor de tu carne ya quebraba mis labios.

Perseguimos los finísimos hilos que unen a las mariposas con su vuelo
para seguir huyendo de los Edenes;
donde sin tregua, la poesía nos respiraba.

Se caían los pétalos de otoño sobre mi boca;
y el Río Grande espiaba las torpes caricias olvidando su curso.

Los álamos eran los únicos que sostenían el secreto, serenamente.
Estaba dormido mi pueblo.
Delito en la sombra y el agua testigo;
Matándote en mi abrazo.
Hiriéndome contigo.

Dormía el pueblo callado;
¡Despierto soñaba el río!



Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2010 © Publicado por Jesús Leirós León en 2.2.12

9 comentarios:

Felisa Canales dijo...

Dormia el pueblo callado; ¿ Despierto soñaba el rio. Jesus me has trasladado con tu escrito a la plaza del pueblo del ayuntamiento, que detras pasaba el rio, con si plaza llena de naranjos y callado pasaba el rio.Gracias por trasladarme al pasado.

Carmen Soriano dijo...

Maravilloso como siempre Leirós!

Bernardo M. dijo...

Esto qué es un revival de tus grandes éxitos? jajaja

Mariiana dijo...

Me encantó en los Berengueles!

Pedro Geras dijo...

Necesito inspiración en la vega de un río para decir todo lo que no me atrevo en esta montaña desesperada...

Boss dijo...

Eso es solo lo que se necesita. Buenos lugares para dejar que el tiempo se pare y vivir que es delo que se trata

galiMATIAS dijo...

PRECIOSO

vigar dijo...

Me quedo como Felisa con la última parte... suena a música al menos para mi

naranjahelada dijo...

Este poema lo he sentido muy lorquiano, rico, profundo, apasionado. Hermoso, muy hermoso!