Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

29 de marzo de 2011

Varios efectos del amor

Foto: Caridad Martín

Desmayarse, atreverse, estar furioso,

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde y animoso.


No hallar, fuera del bien, centro y reposo;

mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,

enojado, valiente, fugitivo,

satisfecho, ofendido, receloso.


Huir el rostro al claro desengaño,

beber veneno por licor suave,

olvidar el provecho, amar el daño.


Creer que un cielo en un infierno cabe,

dar la vida y el alma a un desengaño:

esto es amor. Quien lo probó lo sabe.

Lope de Vega


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: en 29.3.11 14 comentarios

27 de marzo de 2011

Próximamente

- La caja de Alejandro llega a Pozoblanco -

http://www.youtube.com/watch?v=npnD6moP4xU


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 27.3.11 1 comentarios

26 de marzo de 2011

El beso



En 1888, el gobierno francés encargó a Rodin la primera versión en mármol de El Beso y apareció por primera vez en el Salón de París de 1898. En total, Rodin produjo tres esculturas de mármol de gran tamaño de esta misma obra. La escultura representa el beso de dos amantes sumergidos en sí. El beso es en nuestra cultura la representación principal y más explicita del amor y del deseo. Además, ambos amantes, aparecen desnudos como en gran parte de las esculturas de Rodin, lo cual añade sensualidad y erotismo a las escena. En El Beso, el hombre tiene sujeta a la mujer por la cadera mientras se apoya en la piedra, ella abraza su cuello. Esta configuración de la escena tiene también connotaciones culturales acerca de la posición del hombre y la mujer al respecto del amor.

Y es que para mucho El Beso de Rodin puede aparentar que representa tan sólo eso, un beso. Sin embargo podemos encontrar en esta escultura el pretexto para tratar algunos temas interesantes.
En primer lugar las figuras. Como corresponde a los cánones escultóricos de la belleza seguidos por Rodin y desde la Antigüedad por una gran cantidad de artistas, hay una asociación importante de la belleza a un aspecto físico proporcionado y correcto, normativizado al fin y al cabo. El beso como signo de encuentro entre cuerpos perfectos. Parece como si las personas que no se corresponden con esos cánones tuvieran menos derecho a enamorarse, a enamorar, a desear y a ser deseados.

Una segunda idea tiene que ver con las posiciones que adquieren los hombres y las mujeres en el amor. Ella pende él (¿depende de él?), la imagen de la mujer colgada del cuello del hombre implica una posición de sumisión y de dependencia que puede parecer que está superada. Esa superación es una idea para ser discutida. El problema no es tanto la posición del hombre que sujeta el cuerpo de ambos sobre una roca, mientras muestra su otra mano en la cadera de la mujer, o la posición de ella en actitud de dependencia, lo que ocurre es que una escultura igual, pero con los papeles cambiados (ella siendo el personaje más erecto y afianzado y él más dependiente) sería chocante para muchas personas, incluso en algún caso sería considerado de mal gusto. Unos, abanderando el feminismo más recalcitrante, abogarán que hay que luchar contra esta visión; otros en cambio defenderán que la naturaleza, como el arte, refleja nuestros instintos más básicos a pesar de los juicios culturales. El debate, desde Francia, sigue servido.

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 26.3.11 4 comentarios

24 de marzo de 2011

La mirada violeta


Era dueña de los ojos más exóticos que han existido en la historia del cine y sabiéndolo, lo aprovechó al máximo. Elizabeth Taylor, una de las mayores actrices de la época dorada de Hollywood, nos deja hoy con la grave incertidumbre de no saber si alguien la llegó a conocer en su totalidad. Era un animal que se dejaba desnudar por la cámara pero a la vez era esquiva, recelosa y quería ser tratada como una Cleopatra vivificada que merecía su propio séquito de esclavos a su servicio y veneración.

Y no pecamos en exageración. Se sabe que a partir de los años sesenta y tras ganar el primer Oscar por su apoteósica interpretación en "¿Quién teme a Virginia Woolf?", Liz quiso lanzar una recomendación a todos aquellos curiosos o periodistas que pretendieran pedirle un simple autógrafo o una entrevista: "los atenderé gustosa siempre que vayan acompañados de un diamante. Los adoro." Y parece ser que sí, que se tomó muy a pecho lo que le cantó a todas las chicas Marilyn en "Los caballeros las prefieren rubias". Al final lo consiguió, pero a cargo de su marido Richard Burton que le regaló uno de los diamantes más caros del mundo. La chica lo valía, según él.




Casada en ocho ocasiones y con el antes mencionado dos veces seguidas, Elizabeth Taylor fue una mujer libre, en el sentido radical de la palabra. Tan sólo la encadenaba sus pasiones y sus delirios amorosos. Pero eso también forma parte de la libertad, reconozcámoslo. A mediados de los años ochenta y tras la muerte de Freddy, quiso capitanear la lucha contra el SIDA a través de todo el mundo consiguiendo ingentes cantidades de dinero para sufragar los gastos de numerosas organizaciones humanitarias. Amiga íntima del excéntrico Michael Jackson, rival directa de Marilyn Monroe y compañera de juerga del mítico James Dean, se puede decir que Miss Taylor hizo y escribió su vida tal y como quiso. Rodeada siempre de intelectuales, magnates, bohemios, actores, fans ...y todo bajo un halo de solemnidad y glamour que merece un largo y ruidoso aplauso ahora que hace que no nos oye.

Frivolidad maquillada de filantropía, la faraona por antonomasia del cine mezclada con la autodestructiva Woolf. Mujer de contrastes, luces y sombras que hace menos de un año arremetía contra la prensa internacional cuando se enteró de que Angelina Jolie la quería interpretar en un biopic. "Nadie interpretará a Elizabeth Taylor si no es Elizabeth Taylor. No lo consentiré. Al menos mientras viva y por ahora vivir me entretiene demasiado". Se nos va otra de las grandes. Más que grande, "Gigante". Y seguramente, en las noches menos transitadas por Morfeo, se oirá el maullar de una gata que sigue esperando en su tejado de zinc. Hasta siempre, Elizabeth.


No os perdais el vídeo-homenaje. http://www.youtube.com/watch?v=s0l6gfn54-E


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: en 24.3.11 15 comentarios

23 de marzo de 2011

Refranero Impopular


"Me llamo Jesús y soy de Villa del Río que es un pueblo de Córdoba..." Así empieza la ficha que he encontrado hoy en el baúl de los recuerdos. Es de Segundo de Primaria y ya había disfrutado de seis primaveras. Al final de esta cuartilla amarillenta y con una letra que bien podría pertenecer a un futuro médico, le daba una dedicatoria a mi abuela Francisca, por la que llevo mi segundo nombre, en la que usaba un dicho popular: "te quiero abuela mucho, como la trucha a su trucho". El posesivo me di cuenta que sobraba aunque visto desde la lejanía queda bastante peculiar.

María Lanzas, mi maestra por aquel entonces, era la ternura personificada. Como gran amante de la lectura, recuerdo que durante la semana cultural en Divina Pastora nos estuvo enseñando el refranero popular. Para que siempre los recordásemos nos ofrecía una técnica nemotécnica fabulosa que consistía en escribir el refrán justo debajo de una imagen que lo representaba. Parece que estoy viendo al campesino con sombrerillo de paja durmiendo con la panza al aire debajo de un inmenso nogal...

Dijo Borges que un libro maravilloso es aquel que todo el mundo admira pero nadie ha leído. Algo parecido me ocurre con varios libros, entre ellos el refranero popular español. Está enfermo y es que sufre de prejuicios estomacales. Y ante todo comete algo que odio con desespero: miente constantemente. Por ejemplo, tenemos aquello de que "cuando el río suena agua lleva" que bien podría servirnos para justificar cualquier rumor. En cambio está "Las apariencias engañan" que deja el asunto en tablas. Si a buen árbol me arrimo no siempre me va a cobijar una sombra porque puede estar perfectamente pelado si es invierno o puede que no me haga falta porque simplemente es de noche o sufro de tanorexia.
A no ser que sea un olivo. Pero es demasiado bajo y me dolería la espalda. Aunque puestos así peor sería debajo de un bonsai.
El siguiente es aquel que dice "no hagas leña de árbol caído". Y yo pienso que la leña siempre es de un árbol que ha caído. No he visto a nadie que tale un árbol por trocitos... El ladrón no cree que todos son de su condición porque si así fuera nunca robaría nada o no le dejarían. Jesús de Nazaret no era ni prostituto, ni pescador a pesar de que estaba siempre "andando" con ellos.

Por eso propongo hacer un refranero impopular particular que vaya creciendo con la ayuda de quienes querais aportar vuestras fantásticas ideas. Aunque ya tenemos varios: "Mal de muchos, Consuelo Berlanga", "H2O que no has de ingurgitar, permítele que discurra por su cauce.(Agua que no has de beber, déjala correr) -Al globo oftálmico del poseedor, torna obeso el bruto vacuno.(Al ojo del amo, engorda el ganado) - A equino objeto de un obsequio, no se le aquilatan las piezas odontoblásticas.(A caballo regalado, no se le mira los dientes) , etc....

Desde aquí os pido que reviseis vuestros dichos y refranes. Porque si crías cuervos te convertirás en ornitólogo y la trucha nunca quiso al trucho. En verdad todos sabemos que ambos se quieren para desovar. La inocencia de la infancia...

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 23.3.11 17 comentarios

21 de marzo de 2011

Huídas


La noche rompe su lenguaje de silencios. Y en la calle de los sueños te oigo coser todas tus heridas. Suturas que nunca calman tu serenísima agonía. Callas por no entorpecer los anhelos y marchas guiado en los caminos de olfato. Como un peregrino que, sin tregua, maltrata su sino. Ninguna guarida es segura para la inestabilidad. Por eso no te quedes conmigo y huye tanto como quieras. Allí donde el filo de las espadas resquebrajen los sentimientos regalados y no se asemeje lo prohibido de tu carne.

Márchate y que no te abrace el miedo. No retengas en tu pecho la sospecha de que hubo un instante en el que estuviste en lo cierto. Por eso huye descalzo sobre los cristales de todos los cuerpos aniquilados por el desespero. Porque tú mereces conocer tu propia verdad. Esa en la que anidabas en pleno invierno.

Acaricia de nuevo lo necesario y deshazte de una vez por todas de la incertidumbre. Regálate una oportunidad para inventar nuevas estaciones. Aléjate de este infierno que no arde pero sí derrite las ganas. Vete antes de que se haga el mundo y te encuentre desnudando las miradas. Que el tiempo apremia, ¡corre!. Para así ser y nacer de nuevo tú.


- A un alma atormentada -


http://www.youtube.com/watch?v=GVCf_n5PSew

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 21.3.11 5 comentarios

18 de marzo de 2011

Artista Surrealista


El pasado 4 de marzo diferentes personalidades de la cultura de mi pueblo conformamos el jurado para el certamen de carnaval que tenía lugar en el teatro Olimpia entre los que estaba el pregonero de este año: Juan Calero. Todos estábamos en la primera fila como dando la espalda al público, como haciéndonos los desentendidos con el pueblo. Nada más lejos de la realidad. Le tocó el turno al concejal de festejos y comenzó a nombrarnos y decir nuestra profesión. Todo fue bien hasta que llegó mi turno. Entonces pasó de bien a mejor. Me quedé mudo, atónito, con una sonrisa indecente. Me definió a grito limpio pero con cierto titubeo: Jesús Leirós, artista surrealista. El murmullo hizo temblar el teatro. En ese momento esperaba que en caso de histeria colectiva alguien me defendiera desde arriba en el gallinero. Como un Mesías con su particular María Magdalena parando todas las piedras. Pero no hizo falta. Todos aplaudieron como si fuera un miembro más. Esto es Villa del Río: isla de la imaginación compartida, como dice Ginés Liébana en el prólogo de mi libro.

Después de más de cinco horas de tensión, en la calle fue tema de risa, burla y hasta entusiasmo carnavalero ese nuevo "titulillo" que me habían dado. Yo estaba encantado, como un niño con zapatos nuevos. Pero no quise saber ni el cómo ni el porqué de mi rebautizo. Suele pasar cuando estás en paz contigo mismo. La mayoría siguen pensando que el surrealismo tan sólo atrae a los locos, a los que no queremos vivir una realidad que se impone. Y tienen toda la razón. Soy un loco rebelde. Un Quijote domesticado. Y es que en parte todos somos un poco surrealistas. Y si no es cierto...

¿por qué construimos casas cada vez más grandes...
y familias más pequeñas?

Cada vez gastamos más
pero tenemos menos.
Compramos más
pero lo disfrutamos menos.
Vivimos en edificios más altos
con vidas menos profundas.
Vamos por autopistas más amplias
con mentes cada vez más estrechas.
Tenemos más comodidades
pero vivimos más incómodos.
Tenemos más conocimiento
y menos sensatez.
Se conocen más expertos
y menos soluciones.
Contamos con más medicinas
y menos salud.
Son tiempos de comida rápida
y de digestión lenta.
De casas fantásticas con hogares rotos.
De enfadarnos enseguida
y de perdonar lentamente.
De salir muy temprano
y llegar siempre tarde.
Levantamos las banderas de la igualdad
pero sostenemos firmes nuestros prejuicios.
Tenemos la agenda llena de teléfonos de amigos
a los que nunca llamamos.
Y las estanterías de nuestra biblioteca repletas de libros
que jamás leeremos...
Todos tememos a la guerra fría
pero nadie a la paz caliente.
Nos gastamos la vida,
pero no sabemos cómo vivirla.
Poseemos cada vez más cosas...
y desperdiciamos casi todas.

En definitiva, el surrealismo también os abraza. Me alegro, sinceramente.¡Bienvenidos!


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 18.3.11 14 comentarios

17 de marzo de 2011

St. Patrick´s Day


San Patricio apostó por el amor verdadero sin importarle lo más mínimo sus consecuencias. Como viene siendo costumbre en las biografías de los Santos (sobre todo en la tradición Católica), la biografía de este Obispo irlandés está plagada de hechos tan surrealistas como increibles: según parece fue el enemigo número uno de las serpientes ya que, según cuenta la leyenda, se encargó de reunirlas a todas y lanzarlas al Océano Atlántico desterrándolas de su amada Irlanda. Con toda seguridad, se habría ganado el desprecio de los grupos ecologistas hoy en día en caso de que fuese cierto.

Pero no son sus hazañas milagrosas, ni el destierro de los reptiles bífidos lo que aquí nos interesa rescatar de su historia. Como sabemos, nació en Escocia en el 387 y en plena adeolescencia lo reclutaron y vendieron como esclavo a manos de piratas irlandeses. Tras lograr escapar, se dirigió a Francia donde se ordenó como predicador de la moral cristiana. Cuando decidió evangelizar al pueblo de Irlanda ocurrió un hecho sin precedentes que hoy en día se sigue conmemorando sin que mucha gente sepa la importancia original de su historia.

San Patricio se encontró con un pueblo atormentado por las decisiones caprichosas de los druidas, que eran quienes tenían el control religioso en la isla. Cuando en una ocasión se encontró con un grupo de cuatro niños analfabetos, les preguntó qué era lo que realmente buscaban en la vida. El primero de ellos le dijo que no quería morir tan pronto como sus padres, el segundo argumentó que su máxima era encontrar a una buena esposa a la que darle muchos hijos, el tercero de ellos argumentó que de nada valdría tener hijos ni vivir mucho tiempo si no tenía amigos con los que compartir su alegría. Por último, quiso saber qué opinaba el cuarto muchacho. Pero su sorpresa fue que este era mudo y no pudo expresar con palabras lo que deseaba hacer con su desdichada existencia. Fue entonces cuando se acercó a San Patricio y se fundió en un abrazo sincero.

Desde ese día se sabe que encontrar un trébol de cuatro hojas atrae la buena suerte. Y es que en contra de lo que popularizó el Cristianismo (diciendo el trébol simboliza la triple dimensión de Dios y que así fue como lo explicó San Patricio a los iletrados), el trébol recoge los deseos de esos cuatro niños sumidos en el más abosluto de los anonimatos. Tres deseos que de nada valen si no tenemos ese último dedicado al amor. Es así como le rindieron su especial homenaje a La vida en beso.

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 17.3.11 3 comentarios

Naturalmente


Se estaba haciendo esperar el desastre natural de turno a principios de año. Esta vez le ha tocado a la tierra del sol naciente. A un país que se pavoneaba ante todos como uno de los más industrializados, conocedores de la tesis infalible para hacer de la tecnología más puntera su toque personal. Pero ni sus sismómetros de última generación han podido vaticinar el terremoto y mucho menos hacer frente al supertsunami que ha engullido literalmente la costa noreste. Pero ahora están echando cuentas a los informes que desde los zoológicos se contabilizaron semanas antes del desastre. Muchos detallan comportamientos extraños en avestruces, elefantes, simios y cerdos de los parques. Nerviosismo, epilepsia, insomnio e hipertensión en la mayoría de los casos. No quisieron darle mayor importancia y con varios disparos cargados de tranquilizantes consiguieron calmarlos. Pero solamente ellos estaban alertando con suficiente antelación de lo que ocurriría.

Ya sucedió en Indonesia en 2004 donde, a parte de tener menos parques zoológicos, tenían más en cuenta el comportamiento salvaje para predecir posibles cambios meteorológicos. De hecho, tras contabilizar las numerosísimas muertes en Sumatra, los expertos se percataron de que fueron muy pocos los animales que en libertad murieron a causa del tsunami. Los que lo hicieron se encontraban o bien enjaulados o enfermos. El resto desde hacía semanas se encontraban en cotas altas de montaña o bien habían emigrado a lugares de los que estaban completamente a salvo de la ola gigante.

De hecho el mismísimo Nostradamus se hizo en parte famoso en el siglo XVI por tener en cuenta dicho comportamiento para sus archiconocidas visiones futuras. Para ejemplo un botón. En Saint-Rèmy, al sur de Francia, supo alertar a los granjeros de su pueblo que una granizada acabaría destruyendo sus cosechas con dos días de antelación. Como una réplica del Mesías hablando con sabios despóticos, el pequeño Michel de Nôtre-Dame (su verdadero nombre) fue considerado como un loco en miniatura con aires de grandeza. Y sí, ocurrió. Todos quedaron boquiabiertos sin saber qué hacer. O creerlo o considerarlo como un golpe de suerte; o más bien de mala suerte. Michel explicó que sólo tuvo que observar al gallinero. Le pidieron que explicara cómo lo había hecho pues nadie notó diferencia alguna. "¿Es que ninguno se ha fijado que el gallo ha cantado una hora antes de lo que lo suele hacer norlmalmente?" -les dijo-. Nadie supo qué decir excepto el dueño del corral que exigió que se tuvieran en cuenta las predicciones de aquel niño-mago.

Ahora que científicos renombrados de Japón buscan entre el fango sus títulos académicos, sus probetas y sus videojuegos; los naturalistas se obsesionan en enfocar la atención científica en el sentido común. Como dijo Borges, "el menos común de los sentidos". De nuevo ha hecho falta una catástrofe de esta magnitud para comprobar que en lo sencillo está la base de la grandeza. Fijándonos en lo inmediato, en lo cotidiano, en lo natural. Naturalmente.

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 17.3.11 7 comentarios

16 de marzo de 2011

Dalí, Liébana y el Surrealismo | Parte VI




Buscar una lógica al universo de Ginés Liébana es una empresa de titanes. Un cuadro, un dibujo o un texto de este genial creador tienen la clave pero no la desvelan; es más, la acrecientan. El propio Liébana -el de antes, el de ahora, el de siempre - es la respuesta a la sorpresa, a la emoción, al escalofrío que transmite su obra. Y así se cierra el círculo.



¿Dónde está, por tanto, la explicación a todo esto? Por una parte en la ciudad en la que se hace artista, Córdoba, y de otra en el mismo creador que absorbe lo que nadie percibe de una ciudad que, como la buena lluvia, cala hasta los huesos. Ginés se enamora de ella, se pelea, se vuelve a reconciliar, la mira con distancia, pero nunca la desdeña. Siempre la tiene presente, desde una arista o desde otra, porque sabe que nunca defrauda.




Liébana abre los ojos a la vida en plena devoción por el absurdo. Son los años en los que Gómez de la Serna oficia una liturgia que es realidad viva en el entorno del niño Ginés: son las corridas de toros improvisadas con cuatro carros en la plaza del pueblo, la Semana Santa en la que el ingenio suplía al arte. "En Valenzuela sólo había tabernas y entierros", describe para explicar que "la gente inventa cuando no tiene dinero" y sin saberlo está desarrollando un programa estético que alcanzará la cumbre cuando "lo dramático se convierte en festín".El dolor del sepelio de flores contrahechas ahogado en aguardiente y la dignidad del borracho que llega erguido a su casa y se desploma en el portal porque no puede fingir más.


Este ámbito en el que se desenvuelve Liébana oscila entre lo rabiosamente popular y lo refinadamente culto, entre las exclamaciones salidas del alma de la chacha Clementina y la poesía de Góngora o de Juan Ramón. Ginés disfruta- y aprende - tanto en la bulla de una procesión como ante un Juan de Flandes. Es el momento de la nueva sociedad que se desespereza del aburrimiento decimonónico y busca el truque de una dama de Madrazo por una joven de Rafael de Penagos.



Pero el artista campa a sus anchas en una Córdoba que se le ofrece lujuriosa. Juega con ventaja, porque se define a sí mismo como el cateto que descubría todo frente a los elegantes cordobeses que vivían en el ensimismamiento permanente, ajenos a lo que se cocía a su alrededor. Ginés lo mismo podía revolucionar a sus compañeros de clase en Cultura Española que quedar arrobado ante los ángeles lampadarios de la iglesia de la Trinidad. Sentado en un banco veía cómo sus alas de desplegaba irisadas y sus grandes botas quedaban flotando en una atmósfera que mezclaba el olor del incienso con el de la cera recién apagada y los alhelíes que se mustiaban fragantes junto al Santísimo. Estos ángeles fueron incorporados inmediatamente al bajaje liebanita y desde entonces los reconocemos como banderilleros, futbolistas, jinetes o motoristas. Es la inculturación de lo divino.


Después vendría Cántico, la hazaña de la isla independiente, y también los viajes por medio mundo, donde lo mismo hacía de embajador de Córdoba que de cosario para regresar consu sempiterno macuto cargado de sensualidad brasileña, refinamiento veneciano o vacunado contra la indiferencia parisina. Éste es el momento del Liébana total, del que abre su corte en Madrid como escuela de lo diferente, de lo inimitable, de lo siempre presente y nunca advertido.






Lo que no se ha buscado aflora con naturalidad. El proceso creativo, que jamás fue considerado como un trabjado sino como una forma de expresión más, adquiere nuevas texturas y se enriquece hasta con lo más insignificante. Las reglas del juego siempre fueron para Liébana tan claras como saber que tenía que actuar en consecuencia y con sobriedad. En este estado llegó el momento de cruzarse con Salvador Dalí. Era 1972 y el pintor catalán tenía el cetro del absurdo, algo que ya le era muy familiar a Ginés. Del encuentro quedó una fotografía y un autógrafo del de Cadaqués al "más moderno i moderno monárquico español", que ahora se conserva en un lugar casi secreto y que en el fondo es también una obra de arte. Absurda, por supuesto.


Jesús Cabrera




ARTISTAS SURREALISTAS


"Esta noche he soñado contigo, pero eras diferente... mírate, mirémonos, nos rodea la esencia de la decrepitud..."






Viajando en el tiempo no nos resultaríamos mucho más diferentes que en el período de entreguerras, en lo relativo a lo que debería ser lo más importante: nosotros mismos. No sabemos lo que nos va a deparar el futuro, la decadencia social nos distancia de lo que somos, lo que hacemos y sentimos de la vida. Y lo único que nos queda es un mundo que siempre nos acoge en un abrazo sedante, cuando queremos vivir en las sombras, cuando queremos reconstruir y hacer real ese mundo que nunca será. Es entonces cuando nos disponemos a soñar o dejamos a nuestro propio cuerpo hacer sin más un sentido irracional de la vida. El testimonio creativo más puro de esa época se representa a través de las obras de dos figuras; uno de los más importantes artistas del siglo pasado, coincidiendo con otro de éste en que vivimos: Dalí y Liébana. Su coetaneidad se demuestra atendiendo a las impecables técnicas de dibujo de Dalí, las que desarrollaron gran influencia en las vibrantes ilustraciones de Liébana, antes incluso de su encuentro en 1972.


Las claves de lo que se reconoce hoy día como arte contemporáneo se desarrollaron en el surrealismo, en las obras de estos artistas, que aunque sobre soportes tradicionales, acogen en sus trazos el onirismo más intenso y valiente. Relatos de dos maestros unidos por la más bella sabiduría nos desvelan sus propios sueños, aquellos de un tiempo en el que la recreación de un mundo paralelo era la única salvación posible.




La comparativa de esa situación y la actual la realizan paralelamente una selección de jóvenes artistas, retomando las bases surrealistas e interpretando la recreación de una nueva realidad a partir de situaciones oníricas. Las técnicas se diversifican desde los asiduos óleos, acuarelas, hasta la fotografía, escayola, la tinta de una pluma o la escala musical.



Disfruta, regocíjate, alégrate, recréate... Los límites de la imaginación están en la capacidad que nos ofrecen nuestros sueños de vivir en ellos.

María Luisa Ortega

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: , en 16.3.11 5 comentarios

15 de marzo de 2011

Idus de Marzo


Conmemoramos este 15 de Marzo con dos hechos que hicieron historia de forma muy diferente tanto en tiempo como en repercusión social. Pero ambos tienen algo en común y es que fueron dos grandes errores que sólo con el paso de los años, o de los siglos, supieron reconocerlo.

El primero es el asesinato del dictador romano más famoso de la historia a manos de unos insurrectos republicanos. Julio César es apuñalado hasta la muerte en las escaleras del Senado romano. Elegido cónsul en el 59 a.C., César fue un reformista, popular, y no dudó en enfrentarse al Senado a menudo. Dio pruebas de gran estrategia militar al conquistar la Galia (salvo el pequeño pueblo de Panorámix) con planes de ataque hasta entonces insospechados. La lucha entre César y Pompeyo llevó a una guerra civil en el año 49 a.C., de la que César salió vencedor al año siguiente. Nombrado “Dictador Romano”, César viajó por el Imperio durante años y consolidó su reinado. En el 45 a.C. volvió a Roma y fue investido “Dictador Vitalicio”. Como regente único, César promovió ambiciosos programas de reforma y planeó la expansión del Imperio. Se ha querido ver una similitud entre Hitler y César a la hora de ensombrecer su plan de cambios y remodificación interna. Adolf consiguió casi el pleno empleo en Alemania y César consiguió algo parecido al constuir la mayor expansión del Imperio llegando incluso a construir las primeras carreteras hacia Inglaterra. También por la devoción tan explosiva que despertaba en sus legiones. Pero mientras el cadáver del pintor frustrado fue vitoreado en medio mundo, la muerte de César fue un error que pagaron caro sus enemigos . Lo asesinaron creyendo que su muerte llevaría a la restauración de la República en Roma. Sin embargo, el resultado de los Idus de Marzo fue una nueva ronda de guerras de las que Octavio, sobrino nieto de César, emergió como Augusto, el primer Emperador Romano. La República acabó aniquilada.

El segundo es el estreno de Gilda en EEUU. Una película que tiene el gusto de albergar la bofetada más famosa y el desnudo con el que según creían algunos deleitaría a medio mundo. Eso fue lo que ocurrió en España. La censura franquista aniquiló todas las copias de esta fantástica obra de Vidor prohibiéndola por ser demasiado provocativa para el público. Quedarse sin ver a esta megaestrella de raices sevillanas en su película por antonomasia eran palabras mayores. Tenía que tener un alto voltaje para tal decisión. Hicieron creer que la famosa escena en la que tararea su "Put the blame on Mame, boys......" (échale la culpa a la Madre Naturaleza, chicos...) concluiría con una Hayworth desnuda y deseosa de fiesta mientras le gritaban ¡más! ¡más!. Pero ni se desnuda, ni pide más guerra. Al contrario, se quita un guante con dificultad por su embriaguez simulada. Como simulada era la voz que ella cantaba en playback. "Toda una decepción" pensaron algunos. Pero sirve de ejemplo en este día en el que nos percatamos una vez más de que los errores sólamente desde la lejanía que da el tiempo son reconocibles y hasta en ocasiones nos hacen reír. Una carcajada histórica de autocomplacencia.


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: en 15.3.11 6 comentarios

13 de marzo de 2011

Día Internacional de la Mujer


Las mujeres son las únicas que son más intensas que el propio arte. Porque en ellas se resume todo lo que cabe en la Naturaleza y que a veces, sin quererlo, no pueden reprimir y explota. Así lo hice durante dos años con mi programa radiofónico "Mujeres con talento" en Matías Prats Radio junto a mi queridísima Luisa Díaz. Un época feliz y grandiosa sin lugar a dudas. Algo parecido ocurrió la semana pasada cuando la Asociación de Mujeres Sissia de Villa del Río me ofreció la oportunidad de leer uno de los textos más emotivos de cuantos se pueden encontrar en mi libro en las jornadas dedicadas a la mujer que se celebrarían en el Teatro Olimpia. Quería estar allí por dos razones básicas : la primera porque ellas han sido, son y serán mis protagonistas mis protagonistas más perfectas. Y segundo porque también los hombres tenemos que demostrar nuestro total respaldo a la igualdad de oportunidades y al rechazo total a la violencia de género.

Una jornada feliz, con caras conocidas y otras que se han acercado para compartir impresiones de su vida y sensaciones con el texto. Quiero volver a verlas, el día menos pensado para seguir redescubriéndolas. Todo eso lo pensaba mientras que como un pajarillo indefenso soportaba los aplausos de un público entregado sin saber ninguna de aquellas mujeres que el aplauso más sonoro y merecido se lo estaba dando yo. Desde lo más profundo, desde donde nacen mis latidos más sinceros.

Por siempre, ellas. ¡GRACIAS!


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 13.3.11 4 comentarios

11 de marzo de 2011

Dalí, Liébana y el Surrealismo| Parte V


Villa del Río irrumpe de nuevo en la escena cultural con una exposición que recupera uno de los movimientos clave de las vanguardias artísticas del siglo XX, el surrealismo, de la mano de dos de sus representantes mayores: Salvador Dalí y Ginés Liébana. La Casa de las Cadenas de la localidad acoge desde hoy una muestra que establece un sugerente diálogo entre los dos artistas e incorpora en una sección paralela propuestas de siete creadores jóvenes (pintura, fotografía, escultura...), menos conocidos pero también contaminados por el virus surreal:

- Miguel Ángel Moreno Carretero
- Enrique Sánchez Collado
- Marcelo Quevedo Mercado
- María Luisa Ortega Ramos
- Jesús Leirós León
- Ana Morales
- Censi Martín





Entre el pintor de Figueras y el de Torredonjimeno se establece un diálogo "sublime". La más urgente conclusión que puede sacar el espectador "es la evidente influencia de Dalí en Liébana". Pero hay mucho más. Un enfoque sobre la creación artística que comparte numerosos elementos, rasgos, obsesiones y fobias. Una tendencia a la incorporación de elementos oníricos y una deriva hacia la irrealidad que rápidamente se identifican con los modos surrealistas. La Fundación Gala-Salvador Dalí ha cedido un libro en el que pueden contemplarse algunos ángeles del artista catalán. El ángel, como es sabido, se convertirá en uno de los símbolos fundamentales de Liébana, un referente que está presente a lo largo de toda su trayectoria con los más diversos tratamientos y significados.

Estamos, pues, en un territorio de diálogo en que se aprecian trasvases y contagios pero también coincidencias, preocupaciones compartidas y una actitud similar ante la creación artística. Al principio, Liébana expresa su surrealismo sobre todo como ilustrador de libros, pero evoluciona, rompe con algunos códigos y empieza a realizar extraordinarios óleos surrealistas en los que hay poesía, sentimientos..., de todo que destaca la generosidad que, una vez más, ha mostrado el artista de Cántico a la hora de colaborar con esta exposición, que recupera en su cartel una fotografía del año 1972 en la que aparecen los dos creadores.


"Teoría de una catástrofe". Jesús Leirós (2011). Detalle.

"El pintor catalán -escribe Jesús Cabrera en el catálogo de la exposición- tenía el cetro del absurdo, algo que ya le era muy familiar a Ginés. Del encuentro quedó una fotografía y un autógrafo del de Cadaqués al 'más moderno y moderno monárquico español', que ahora se conserva en un lugar casi secreto y que en el fondo es también una obra de arte. Absurda, por supuesto".

Patrocinadores: Excmo. Ayto. de Villa del Río, Diputación de Córdoba, Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí

Colabora: Fundación Gala- Salvador Dalí
Fuente: El Día de Córdoba


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: , en 11.3.11 16 comentarios

10 de marzo de 2011

Dalí, Liébana y el Surrealismo| Parte IV


"...La mano que sostiene al mundo él no la conoce. Por eso a veces insiste en que en la intensidad de su creación se basa en el ritmo que acompaña a sus días. Y lo hace de la mano de sus infinitas musas, todas volátiles como los arcángeles vaporosos que siguen esperando un Apocalipsis quedo y elegante. Se fía de ellas mientras a ciegas avanza atravesando bosques de colores y azucenas derretidas.

Ginés convive consigo mismo. Es su propio hermano, su vecino, su hijo y su Dios. En la atmósfera que habita en su estudio se pueden oler los distintos estados de ánimo de sus cuadros. Algunos bostezan por no ser retocados con su pincel alegre, otros gritan a la vez que posan ingrávidos. Como Laocontes desesperados pero jamás rendidos. Reconoce las grietas que acosan su vuelo parado. Y en constante vigilia las rodea como un torero-niño que no quiere parar de jugar. Así es él. Surrealista, sublime, portentoso, trabajador agonizante y de una humildad que roza lo absurdo. Liébana es el adjetivo por el cual las palabras se enzarzan en peleas parasigmáticas. Surrealista y vivo. Más que vivo, ¡vivificado!..."
En una ocasión le pregunté cuál era el secreto para permanecer tantos años en activo. Él, con su característica manera de contestar a mis ocurrencias me contestó: "Debes entretener a los dioses. Pero no todo el mundo sabe. ¿A ti quién te ha enseñado?" De una forma sutil me hizo entender que ya participaba en su juego de tertulia balsámica. "No sé. Nunca lo he pensado". Con una carcajada que casi le rompía el pecho me miró ensimismado. "Claro que sabes; no estarías aquí si no supieras engañarlos a todos". No me atreví a rebatirle. Seguí mirándolo como el niño que mira por primera vez su reflejo. Sabía que esta lección la debía de aprender por mí mismo. Y así lo hice. De pronto se levantó y puso música brasileña. Preparó dos tostadas con aceite y queso.


"¿Sabes? Los dioses odian a los artistas. Nosotros tenemos un lenguaje que ellos no entenderán jamás. Pero debemos ser cautos y evitar llamar su atención ensimismados en una obra. Nunca insistas. Abandónala pasando desapercibido y retómala con el tiempo. Al fin y al cabo ellos también fueron alguna vez humanos y pecan de vanidad. Les gusta acapar todas nuestras horas. Toma, ahora come."

A la vez que pegaba pequeños mordiscos a la tostada miró al techo esperando alguna señal divina. Y de pronto la música se paró. De un salto tiró un pincel hacia el tocadiscos y la música siguió sonando y a mi parecer con más fuerza que antes. Sonreí y dijo sentencioso: "La música, y sobre todo la brasileña, también es celosa y necesita que la acariciemos de vez en cuando".


Fragmento de "Las horas serenas" (2011)


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: , en 10.3.11 4 comentarios

9 de marzo de 2011

Dalí, Liébana y el Surrealismo| Parte III

Ángel esperanzado (1954)


Dalí siempre supo que tenía la obligación de hacer historia. Su propio nombre, Salvador, fue una de las máximas pruebas que utilizó para demostrar que era su deber rescatar al propio arte de las manos de lo que él llamaba "arte contempoerróneo". Su padre era un notario insigne dentro de la burocracia catalana de principios de siglo y quiso que su hijo siguiera sus pasos. Pero el argumento parecía estar ya escrito y Dalí reclamaba desde joven su particular trono de genio universal. Para ejemplo qué mejor que recordar el episodio que protagonizó en el examen final de la carrera de Bellas Artes en Madrid cuando el presidente del tribunal sacó tres bolas al azar y le dio a elegir una. Cuando la abrieron le mostraron el nombre del autor que debía defender ante todo el auditorio; fue Rafael, su artista favorito junto a Velázquez y Vermeer; Dalí se levantó y les dijo sin el menor indicio de nerviosismo:

" ¡Lo siento señores! Compréndame pero me es imposible que les hable de Rafael a ustedes. Y es que sé tanto sobre Rafael que ni uniendo la sapiencia de todos ustedes podrían superarme. Adiós."


Son muchos los que pagarían por ver la cara de incredulidad que se les quedaría a los profesores allí presentes. Pero yo sí animaría a que invirtiéramos parte de nuestras pequeñas fortunas en ver sus muecas ya en los años 30 cuando Salvador Dalí era sinónimo de mito viviente, de un loco de Cadaqués dispuesto a reinventar el pensamiento de un siglo mutilado entre dos guerras.

Y es que el surrealismo en Dalí nace aquí precisamente. De un periodo concreto, de dos guerras mundiales que dejan sin rumbo a millones de personas y que consiguen hacer apetecible un nuevo acercamiento del humanismo a las ciencias exactas. En este caso a la física cuántica, a las matemáticas y al psicoanálisis. En definitiva, a la era atómica de Einstein y a la freudiana.

Autógrafo de Salvador Dalí para su alumno y amigo Ginés Liébana (París, 1972)

A parte de sus obsesiones con la castración, su síndrome de Edipo y la putrefacción, Dalí quiso unir la ciencia con el arte en una comunión exacta y a la vez bella, tal y como lo haría un Da Vinci en la actualidad. La obra de Dalí refleja las principales teorías y descubrimientos científicos que vertebraron el siglo XX. Incluso su firma se inspira en una imagen científica. La corona líquida es la fotografía estroboscópica de la caída de una gota de leche. El ingeniero norteamericano Harold Carton produjo esta imagen en 1936. Dalí la usa por primera vez en 1938 y nunca la abandonará. La ciencia le acompaña toda su vida.


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: , en 9.3.11 4 comentarios

8 de marzo de 2011

Dalí, Liébana y el Surrealismo| Parte II

André Bretón

El surrealismo proviene del francés por dos grandes razones: etimológicamente y porque de allí salió la primera figura artística surrealista de la historia. Nos referimos al poeta André Bretón. A pesar de que muchos han querido interpretar a este movimiento como una corriente que está "por debajo de" lo que se entendería por normal, lo estático...los galos emplean el prefijo "sur" para referirse a algo que está "por encima de"; en este caso de la realidad. Por lo tanto se desprende la idea de que hablamos de una corriente artística que tuvo su repercusión en diversas artes y que todas se centran en un abandono de lo convencional para que, una vez destilado el propio subconciente, emerja una, o varias, nuevas visiones válidas y que representen de una forma más precisa las inquietudes vitales.

La primera exposición surrealista se celebró en la Galerie Pierre de París en 1925, y en ella participaron artistas como André Masson, Picasso, Man Ray, Joan Miró, etc. que que después se separarían del movimiento o se mantendrían unidos a él adoptando únicamente algunos de sus principios. A ellos se sumó más adelante el que sería su gran figura: Salvador Dalí.

  • Nuestro primer protagonista será René Magritte. Belga conocido por sus ingeniosas y provocativas imágenes, pretendía con su trabajo cambiar la percepción precondicionada que tenemos de la realidad y obligarnos a hacernos hipersensitivos a su entorno. Magritte dotó al Surrealismo de una carga ideológica basada en el juego de imágenes ambiguas, como también lo haría Dalí, y su significado a través de palabras. Así conseguía que naciera la controversia entre la relación matenía el objeto pintado y el que observamos directamente en la realidad.

Mujer ante el espejo (1952)

  • Joan Miró a parte de pintor, fue un gran escultor, grabador y ceramista. Sigue siendo considerado como uno de los máximos representantes del surrealismo y en su obra reflejó su interés en el subconsciente, en lo "infantil" y en España. En un principio mostró fuertes inclinaciones a derivar en otros estilos debido a su gran obsesión por analizar el mundo de los sueños. Manifestó su deseo de abandonar los métodos convencionales de pintura, en sus propias palabras de "matarlos, asesinarlos o violarlos".

Mujer reflejada (1943)

  • Las relaciones entre Picasso y el Surrealismo fueron especialmente complejas, porque a pesar de que el malagueño nunca quiso una adscripción formal al movimiento, éste si que fue considerado por el nombrado Bretón como pilar en sus primeras teorías surrealistas. Esto no gustaba nada a Pablo. Él reivindicó de por vida su gran independencia artística en su titánica producción de más de dos mil obras repartidas por medio mundo. Pero el contrapunto de esta sobreproducción se observa en que roza casi todos los movimientos pictórico-artísticos del siglo XX, muy a su pesar.

Muchacha ante el espejo (1932)


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©

Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: , en 8.3.11 5 comentarios

7 de marzo de 2011

Dalí, Liébana y el Surrealismo | Parte I


En cinco días Villa del Río tendrá el honor de acoger una de las exposiciones más ambiciosas de cuantas completan el calendario cultural en el panorama nacional. Se trata de la primera exposición conjunta entre Salvador Dalí, padre y máximo símbolo del surrealismo mundial, Ginés Liébana, alumno del anterior y recién galardonado con la Medalla de Oro de las Artes y de Andalucía, y jóvenes creadores surrealistas de diversas disciplinas como la escultura, literatura, pintura, dibujo y música entre los que tengo el gusto de incluirme.

El próximo 11 de marzo en la Casa de las Cadenas de Villa del Río tendrá lugar una fecundación cruzada entre un Dios Supremo de la historia del arte que ya no está entre nosotros, otro que ya es vanagloriado hoy en día como el mejor retratista surrealista de la posguerra en toda Europa y los que acabamos de llegar sin saber muy bien qué hacer. Y así se consigue algo maravilloso a la vez que estremecedor: el escultor dará al pintor las notas musicales que el pianista no consigue dibujar. Todos contaminándonos del otro. Como si al abrigar al prójimo con nuestra visión artística de un mismo concepto estuviésemos más arropados todavía.

A parte de los fantásticos óleos, la propia Fundación Gala-Dalí se ha puesto en contacto con Antonio Lara, director creativo del esperado evento, para ofrecernos uno de los cien libros que hay en todo el mundo sobre la cosmovisión de Dalí y el Arte Español. Contamos además con exclusivas joyas y esculturas originales gracias a colecciones particulares que han querido participar en este grandioso proyecto.
Por eso durante esta semana dedicaremos toda nuestra atención al Surrealismo. Algo así como un buen aperitivo para una comida que, como los comensales, será insaciable.

¡Bon apetit!


http://www.youtube.com/watch?v=16Qph33alXM&feature=related


DALÍ, LIÉBANA Y EL SURREALISMO
20 horas
11 de marzo de 2011

Casa de las Cadenas
C/Blas Infante s/n
Villa del Río (Córdoba)

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: , en 7.3.11 12 comentarios

3 de marzo de 2011

Almodóvar


De nada nos sirve poner cerrojos al mar, ni a las llamadas de atención que desde el palco constelado nos llegan. ¡Ay ángel callado, también te di un buen quehacer! Reconquistando a tu fiel amante, abandonándote en los brazos que un día rechazaste por no vibrar lo suficiente. Quedaría yerma Andalucía, ¡Yerma!, si no fuese la madre de todo lo que se reprime. Una cicatriz que se alimenta de su propia herida escarlata.

Es difícil que en el resto de los pueblos del mundo entiendan qué es el duende y su festejo. Para muchos serán las musas que visitan descalzas y que a deshoras se arremolinan entre las sábanas del artista. Para otros serán dos dioses que, enfrentados, griten sus preferencias. En cambio aquí, todos nos rendimos ante el duende. No hay que buscarlo porque siempre te encuentra.


"Quiero vivir Andalucía siendo tu risa el himno,
tu cuerpo la patria entera..."
¡En este castillo de reyes que asoma a la vereda!


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 3.3.11 10 comentarios

2 de marzo de 2011

Hasta siempre, Jane


Así lo quiso el destino. Apenas pudiendo digerir la cantidad de sensaciones y recuerdos que la exposición de Marilyn Monroe en Granada nos brindó, cuando ahora una de sus grandes amigas nos sorprende su muerte. Jane Russell fue compañera de la tentación rubia en 1953 haciendo de morena en "Los caballeros las prefieren rubias", uno de los musicales más famosos y parodiados de la historia de Hollywood. Y como era de suponer, la prensa de la época quiso hacerse eco de riñas y vicisitudes entre ambas; pero para disgusto de la prensa rosa de entonces, hicieron saber a todo el mundo que en realidad se querían, respetaban. Compaginando sus horarios y citas, conservaron una amistad que duró hasta la muerte de Miss Monroe.

Jane Russell fue descubierta casi por casualidad por el controvertido y magnate cinematográfico Howard Hughes para actuar en la película "The Outlaw" (El Forajido) en 1943. La misma tuvo problemas con la censura por su alto nivel erótico. Fue aquí cuando descubrió de el gratificante rendimiento económico de la sensualidad cuando va unida al talento. Pero su carrera no ha sido del todo brillante ya que comenzó a aceptar cualquier film que lograra sacarla de los continuos baches en los que se atascaba sin dejar de renacer década tras década.
Ella siempre será recordada por su excelentísimo trabajo junto a Marilyn. Y eso me gusta. Existe una anécdota que contó la propia Russell a la prensa en agosto de 1962. Jane aseguraba que el mismo día de la muerte de su amiga Marilyn iba a invitarla a su casa de California para merendar y hablar hasta el amanecer. Hoy, casi 50 años después, me imagino cómo habrá recibido Marilyn a la "recién llegada" al elenco de los inolvidables. Seguro que ambas hablarán de por vida. De nuevo, ¡siempre amigas!




Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 2.3.11 5 comentarios

1 de marzo de 2011

Genio Liébana


Su particular genio alegre no se ausentó ni siquiera ante la solemnidad del acto. Al oír su nombre, casi dando saltitos, Ginés Liébana se acercó a la mesa presidencial a recoger su Medalla de Andalucía y, tras abrazar al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se giró hacia el público y lo saludó divertidamente con algo parecido a un saludo militar, antes de volver a sentarse junto a los premiados, a los que también hizo reír durante algún momento del acto. Todos agradecieron con aplausos su espontánea intervención, sobre todo los que le conocen como Rosa Aguilar, ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, que no quiso perderse la celebración del Día de Andalucía. "Es de esas personas que siempre te arrancan una sonrisa en la vida", señaló la ministra, que añadió que por eso y por lo que ha hecho por Córdoba, artísticamente hablando, "tenemos que estarle agradecidos".

Aguilar dijo sentirse muy satisfecha ante el galardón recibido por Liébana "porque es mi amigo, una persona singular, con un gran corazón, y con un arte, maestría y sensibilidad enormes". En cuanto a la aspiración de Córdoba a ser Capital Europea de la Cultura en el 2016, la ministra recalcó que "con este título que se ha dado a Ginés se da un paso más hacia la capitalidad. Ginés es expresión de lo que significa riqueza cultural, creatividad, sentimiento y, además, todo con buena energía. Ojalá sea el preámbulo que se escriba del 2016".


La que tampoco quiso perderse esta celebración fue la diputada socialista cordobesa Carmen Calvo, que, respecto al premio otorgado a Liébana, dijo que "Córdoba no es solo pasado remoto. Es una de las pocas ciudades que en la época de la dictadura tuvo a un grupo de gente, Cántico y Equipo 57, que proyectó modernidad y luz sobre la cultura española", y añadió que este reconocimiento a Liébana puede significar "un mensaje para el 2016". También elogiaron al artista los vicerrectores de la Universidad de Córdoba Manuel Torres y Manuel Torralbo; el presidente de la Real Academia, Joaquín Criado; el investigador del IESA Manuel Pérez Yruela, y el cantaor Fosforito.

Fuente: Diario Córdoba


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 1.3.11 0 comentarios