Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

30 de mayo de 2011

Génesis


Mis ojos se entreabieron lentamente aquella madrugada buscando el consuelo de otros ojos, los tuyos. Córdoba cantaba a mayo y tú seguías buceando en el ansiado sueño que es tu sosiego. Parecía que no respirabas, que no te regaban latidos, que habías muerto mientras aprendías el noble arte de soñar. No quise despertarte, era demasiado tarde para hablar y demasiado pronto para entablar nuestras singulares conversaciones líquidas. Me acerqué sigiloso hasta tus párpados. Casi parecían desintegrarse con mi mirada repleta de incertidumbre. Detrás los noté con vida. Algo se removía con agitaba inquietud. Ojos que bailaban buscando el sentido de una realidad que sí entendías y de la que no querías un exilio prematuro. Tu respiración se estrellaba en mis labios, como una tempestad que encuentra una orilla reconfortante en la que anidar.

¿Qué estabas viendo detrás de aquellos finísimos telones de piel? ¿Era aquello tu tierra prometida? Ésa que inventabas a tu gusto; ésa en la que el cetro te era concedido y creabas el mundo al que nunca invitabas a nadie... La única prueba que tenía de que seguías allí, de alma presente, era el aire enfurecido que exhalabas. Yo te respiré. Me hiciste tuyo; una vez más...

Me rendí sopesando el silencio de tus horas encantadas y había una urgencia en desterrar el sueño. Yo no me manifestaba y parecías gritarme - "Ven, ahora que todo se hace díficil". Susurré tu nombre y parecía que me preparaba para fabricar aquel beso. Sí, el que sanaba el dogma de nuestra religión. Quise robar la prohibitiva fruta de tus labios y dijiste: "Conservalo y dámelo cuando más falta haga. No ahora que estamos piel contra piel. Tú sabrás bien cuando".




Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 30.5.11 14 comentarios

27 de mayo de 2011

Devil Gray


Los rusos no fueron los únicos que llevaron la voz cantante (en este caso el puño) en la literatura decimonónica. Su hegemonía es compartida con un grupo de irlandeses que se dejaron llevar por la libertad y por la imaginación. Para muestra dos botones: Bram Stocker y Oscar Wilde. El primero de ellos nunca viajó a Rumanía y sin embargo escribió la obra que examina y reinventa a la personalidad transilvana por excelencia: Vlad Draculea. El caso de Wilde es bien distinto. Él prefirió abandonar a los murciélagos y a las mordeduras yugulares para poner en la palestra los sentimientos humanos en su estado más crudo y precocinado. Eso ocurre concretamente en la que para muchos es su obra por excelencia y la que mejor resume toda su filosofía-crítica hacia la sociedad victoriana como el genuino librepensador: "El retrato de Dorian Gray".

Pocas lecturas se me han hecho más amenas en momentos más tediosos. Sin quererlo, desde el primer instante identifiqué a cada uno de los personajes y viví la historia dentro de ellos. Les suele pasar a todos los que deciden leer este clásico y sigue sin dejar indiferente a nadie. Aunque la reciente adaptación cinematográfica haya contado con numerosos progresos en 3D y escenas de máxima tensión terrorífica, no le llega ni a la altura del marcapáginas. Todo hay que decirlo.

Dorian es un joven tan hermoso que el pintor que decide retratarlo se enamora de la obra que ha conseguido realizar. Y es tan perfecto el resultado que se niega a hacer cualquier otra en lo que le queda de trayectoria artística. Dorian también se enamora del lienzo y, por ende, de sí mismo. Se queja en voz alta pensando en la impotencia que siente al saber que envejecerá y en cambio el cuadro conservará toda la belleza de su juventud. Decidido, le vende su alma al diablo para conservar de por vida su maravilloso aspecto. Y hasta ahí puedo escribir...

En este libro Wilde se supera con creces. Tanto que la sociedad inglesa de la época se echa las manos a la cabeza y decide encarcelarlo sin saber muy bien por qué. Algunos le insultan al grito de homosexual, sodomita, pervertido o demente. Pero como suele ocurrir, es en las situaciones de máximo riesgo vital donde las obras de los grandes autores se engrandecen y fue en la cárcel donde nació otra de sus obras más aclamadas por la crítica internacional: "De profundis" en las que se entretiene conversando con Dios de temas banales y trascendentales. Sensibilidad en estado puro.

Para terminar os dejo con una de las conversaciones inteligentísimas entre Dorian y Basil:

- Alto, Basil ¡No te escucharé! - gritó Dorian poniéndose en pie de un salto-. No tienes que decirme nada. Lo que está hecho hecho está. Lo que es pasado es pasado.

- ¿Llamas pasado al día de ayer?

- ¿Qué tiene que ver eso con el verdadero paso del tiempo? Sólo la gente superficial que necesita años para deshacerse de una emoción. Un hombre que es maestro de sí mismo puede terminar una pena con tanta facilidad como puede inventar un placer. No queiro estar a merced de mis emociones. Quiero utilizarlas, reírme de ellas y dominarlas.

-¡Dorian, esto es horrible! Algo te ha cambiado completamente. Pareces el mismo chico maravilloso que, día tras día, solía venir a mi estudio a posar para su cuadro. Pero entonces tú eras sencillo, natural y cariñoso. Eras la criatura más entera del mundo. Ahora no sé lo que ha sido de ti. ¡Hablas como si no tuvieras corazón!


A Sir Oscar Wilde en el 121 Aniversario de su obra "El retrato de Dorian Gray"




Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 27.5.11 26 comentarios

25 de mayo de 2011

Sí, quieren


- Tengo una buena noticia y otra mala.
- Dime la buena.
- Mañana me caso.
- ¿Quién?
- Pues yo...
- ¿Tú?, ¿contra quién?
- Contra mi amor.
- ¿Pero tan mal os va?
- Bueno, he empezado a tener celos y eso es bastante peligroso.
- ¿Pero tienes motivos?
- Por supuesto
- Entonces no son celos. Eso tiene otro nombre...
- ¿Inseguridad?
- No
- ¿Entonces?
- Cuernos
- Me estás dando el día...
- Admítelo. El casarse no está de moda.
- No me vengas con esas ahora...
- Bueno ¿y la buena noticia?
- Que no estás invitado.
- Menos mal, por un momento creí que las dos eran malas. Gracias.


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 25.5.11 17 comentarios

22 de mayo de 2011

Rebotados


A estas alturas todos los hispanohablantes que visitan este blog ya lo sabrán. En España se vive una de las mayores revoluciones sociales de los últimos treinta años. Desgaste político, corrupción bancaria, endeudamiento público, mentiras sobre mentiras, medias verdades (que no sé sabe qué es peor...) han sido los detonantes de esta histórica semana que dio el pistoletazo de salida el 15M.

Por eso lo que menos nos apetece a estas alturas es hablar de política. Y mucho menos decidir quiénes serán los encargados de manejar el timón de un sistema de gobierno que comienza a hacer aguas. De hecho nunca antes se habían contabilizado tantas manifestaciones en contra de la clase política en general. Es el resultado notorio de una falacia mal construída que se ha repetido demasiadas veces sin preocuparse de cambiar el argumento o los personajes secundarios. Y es que claro, no hay mentira que dure cien años, o eso dicen...

Nunca me ha gustado generalizar. Y ahora sólo se oye en asambleas populares y reuniones de amigos aquello de que "todos los políticos son iguales", "van a robar y a aprovecharse", etc. En parte estoy de acuerdo que el bipartidismo tan atroz que asola el panorama nacional debe desaparecer más que nada por higiene democrática y que la dependencia del gobierno en el sistema financiero debe desaparecer lo antes posible. Pero me resisto a creer que todos somos iguales. Sea cual sea nuestro ámbito. Como se suele decir: "Ni todos los quesos son de Burgos, ni todos los de Burgos son quesos".

Cierto es que ahora es cuando más imputados hay en las listas, (cosa que jamás entenderé) tanto en un bando, como en el otro, cuando más paro hay debido a la incongruencia de un gobierno que ha negado lo innegable durante meses, a una política social insostenible desde primera hora, etc. Pero también soy de la opinión de que todos no somos iguales. Ahí está el caso de Julio Anguita, fiel reflejo del espíritu utópico-comunista, que renunció a una paga vitalicia como ex-parlamentario alegando que con su sueldo de maestro tenía suficiente. Y para más inri cumpliendo con la máxima musulmana de que no sepa tu mano derecha lo que hace la izquierda (nunca mejor dicho) porque hasta siete años después nadie se enteró de nada. Puede que él sea de los pocos ejemplos que caben destacar en un día de reflexión y celebración democrática como hoy.

Pero a veces pecamos más de la cuenta en arrojar culpas e improperios a los que están dando la cara respaldando un proyecto, un partido o una comunidad de vecinos. Nos dejamos llevar por la comodidad de estar entre la masa y el anonimato que nos brinda sin pararnos a reflexionar sobre cómo lo haríamos nosotros si estuviésemos en su lugar y cuáles sería nuestra actitud y nuestro cupo de paciencia. Eso no quita que siempre y cuando se demuestre que su trabajo no es el deseado, los que hemos participado en su elección reclamemos explicaciones decentes y claras. Pero eso sí, siempre desde la óptica de la Real Democracia.


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 22.5.11 0 comentarios

20 de mayo de 2011

Catastrófico



Nadie se acostumbra a las grandes catástrofes. Por muy predecibles y numerosas que sean. Villa del Río, mi pueblo, no ha sido una excepción. Esta vez ha sido mucho más crudo el resultado. Tanto que setenta familias y casi medio centenar de empresarios lo han perdido todo en cuestión de una hora de intensas lluvias, granizadas y torrentes de agua que han arrasado con todo lo que han encontrado a su paso.


La desgracia ha sido sonada y sonora. El máximo mandatario del gobierno andaluz y la Ministra de Medio Ambiente quisieron ser testigos en primera persona de la magnitud de la catástrofe. También decenas de medios de comunicación se quisieron hacer eco de la noticia. De sus bocas sólo salieron palabras de aliento y condolencia. Muchos lo han perdido todo, hasta las ganas. Existe entre mis vecinos una urgencia de evitar que se despierten día tras día y comprueben que la pesadilla sigue activa y trajina con nuevos menesteres.


Sólo se puede ayudar, mano con mano y codo con codo. A nadie le importa ya las promesas electorales, ni los mítines, ni los panfletos de publicidad. Todo eso queda relegado a un cuarto o quinto puesto. Ahora se habla de humanidad. De enfundarte tus botas y colaborar para que todo vuelva a una normalidad más que necesaria.


Mayo ha maltratado a mi pueblo y entre lágrimas mira a un cielo avergonzado por su atrocidad.





Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 20.5.11 0 comentarios

17 de mayo de 2011

El hijo prodigio


Un buen día salieron de casa, dijeron que iban a comprar el pan y nunca jamás volvieron. Ninguno se preocupó de llevar dinero, ni maleta ni siquiera una buena razón para pensar que no era la forma ni la manera. Pero lo hicieron. Sin importarles lo más mínimo las consecuencias de su hazaña se lanzaron al mundo. Sin temer que les engullera o lo que es peor, que los vomitara. No tenían más razones para estar vivos que ellos mismos.

Imaginamos la cara de el notario más prestigioso de toda la provincia de Gerona cuando se entera de que su hijo ha sido expulsado del mejor Colegio Mayor al negarse a hacer un examen porque sabía más que los profesores y que encima utiliza excremento de cabra y sangre para perfumarse en sus citas con una diva rusa que se hace llamar Gala. O la del taxista neoyorquino que recoge a la futura Reina del Pop que le implora con cincuenta dólares en la mano: "Lléveme al centro de todo esto. Necesito triunfar". Tampoco tendría desperdicio el gesto del joven Jimes Dougherty cuando le dio por reprochar a una probre chica desvalida que se estaba pasando de la raya con eso de querer ser actriz y que debería de elegir entre su carrera o él. Salió y tras Norma Jeane sólo se oyó un gran portazo.

Todos se fueron como pródigos para abandonar un nido que a pesar de ser esponjoso y mullido era incómodo en su naturaleza. Buscaban la urgencia de un capricho vital no visible desde la lejanía del tiempo. De travesía angosta y duro trayecto. Pero ninguno de ellos pareció mirar la posología y ni caso a las contraindicaciones. "Qué mejor forma de morir que morir viviendo" ...

A lo lejos veo a alguien que me hace movimientos disparatados con los brazos. Es un loco que también camina sabiendo a dónde, sin saber el cómo. Corro hasta él y me pide agua. Le ofrezco mi medio vacía cantimplora y mientras bebe con una violencia casi animal, examino su gesto excitado. Lo conozco. Es la viva imagen de quien ha divisado un oasis en mitad del desierto y quiere compartirlo por si llega a desaparecer, que lo anime. Sé que no un espejismo, le digo. Y me sonríe con música en los labios, como él sabe.

- A todos los pródigos que no volveremos a casa sin nuestro pan bajo el brazo -










Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 17.5.11 27 comentarios

12 de mayo de 2011

Síndrome Montiel

Foto: Caridad Martín

Esto de vivir es una verdadera estafa. Una tras otra. Y lo que es peor de todo: no te dan nunca una hoja de reclamaciones en la que pedir un freno de mano para aprovechar y bajarte. Hay quien se tira en marcha pero nunca han vuelto para contarnos qué tal se está allí. Será por algo, estoy seguro.

Es nacer y te hacen firmar un contrato en el que aceptas que algún día tengas que dejar de actuar. Y con el tiempo lo acabamos aceptando. Quizás porque siendo niños ninguno pensamos en el paseito en barca con Caronte; y mucho menos las niñas bonitas...

Todo es porque hoy me he sentido más adulto de la cuenta. Desde primera hora he actuado como tal. Mis peluches me han gritado -"¡Qué bajo has caído Jesús!" - Me he girado pero ya estaban simulando no vivir. He desayunado tostadas con jamón y un café. Mi querido tazón amarillo en el que he tomado leche con galletas durante diez años ha sido contundente - "Que uno tenga que conservarse para ver esto..." Mientras me acicalaba en la entrada he avisado que iba al banco y que llevaba llaves. Estaba enfrente del espejo y me he compadecido de mí mismo. Aún recuerdo cuando tenía que inclinarme de puntillas para verme los ojos y ahora tengo que alejarme para verme de cuerpo entero. Ha sido la primera vez que he sentido verdadera vergüenza de ser tan viejo y tan poco niño.

He padecido desde siempre el síndrome Montiel. Sí, es la versión españolizada del de Peter Pan. Quitarse años, esconder velas en los cumpleaños y esperar de por vida ese beso de buenas noches en la frente de mamá antes de dormir son algunos de los síntomas primarios. Después se agudizan con el tiempo y llegan a ser peligrosísimos. Prefieres organizar una tarde Disney en lugar de quedar con los amigos, disfrutas haciendo las mismas bromas telefónicas y sigues recordando el tiempo tan feliz comiendo tu revanada de ColaCao y aceite mientras disfrutas de las aventuras de un gato cabezón que con un gorrocóptero se sacaba inventos de la panza. ¡Qué tiempo tan feliz con Manolito Gafotas, Barrio Sésamo y la Banda del Sur!

No quiero tener sueldo, ni hipoteca, ni falsos enemigos, ni amor, ni galardones, ni tampoco miserias. Quiero desnudarme y no tener nada. Ni edad siquiera. Los adultos somos niños que hemos aprendido a reirnos menos, preocuparnos más y hemos ganado en centímetros (tanto a lo largo como a lo ancho). Quiero seguir riéndome en las situaciones que exijan seriedad absoluta. Quiero salir corriendo cuando de un beso en los labios. Quiero mirar al mar y pensar que en cualquier momento una sirenita me va a guiñar. Ahora sólo veo barcas sin ser marinero. Ahora sí que tengo miedo a caer y no saber nadar. Me niego a seguir así. Desde hoy me propongo una autoretrospectiva para recuperarme. O mejor dicho, para rescatarme. Ahora es más necesario que nunca. Recuerdo las instrucciones. Son bastante sencillas. Sólo se trata de jugar sin reglas y disfrutar sin ningún miedo a perder.

¡Es la hora, es la hora!


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 12.5.11 17 comentarios

10 de mayo de 2011

Prohombre Personal


Foto: Caridad Martín



- Hola

- Hola, ¿quién eres?

- Soy tú.

- ¡Vaya! He cambiado tanto que no me había reconocido, ¿qué tal estoy?

- Sinceramente, no te puedes quejar. Tienes todo lo que habías soñado siempre.

- ¿En serio?

- Sí. Mira a tu alrededor. No hay nada que puedas echar de menos.

- Pues ahora que lo dices...

- Convéncete. Has luchado mucho para estar donde estás. Ahora descansa y acomódate en tu felicidad. Te será fácil.

-Vaya, me alegro mucho de que compartas la felicidad.

-¿Cómo?

- Pues eso, que gracias...

- No te des las gracias a ti mismo. No tiene ningún sentido.

- Y dime, si tú eres yo, ¿yo quién soy?

- Vaya, hecho a tu mala costumbre creía que ibas a tardar mucho más en preguntarme eso. Hasta tenía la seguridad que lo harías el propio día de tu entierro.

- ¡Contéstame!

- Yo soy tú. Pero tú no eres yo. Tú en verdad no eres nadie. Por eso no me has reconocido cuando me has visto.

- No entiendo. ¿Y tú por qué puedes ser yo y no viceversa?

- Bueno, hay una pequeña diferencia.

-Dime

- ¿Te la digo?

-¡Sí!

- Será doloroso que lo sepas.

- Da igual, dime.

- Después de todo yo sigo conservando mi mayor tesoro.

- ¿Mi suerte?

- No, tu alma.


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 10.5.11 28 comentarios

8 de mayo de 2011

19 años sin Dietrich


Fue la niña de zafiros perfectos y la de los pómulos sobresalientes. Hija de un general prusiano y criada en una familia acomodada, Marlene siempre fue consciente de que era una estrella. El problema es que el resto del personal no lo sabía o no quería darse cuenta. Lo que dominaba como nadie era desdibujar todo lo que se creía que se sabía hacer. Su cara dejó de ser gatuna para ser felina. De andares andróginos pero nunca masculinizados. No sabía cantar pero creó un estilo inconfundible en el que el susurro, la sugestión y su encanto resultaba magnéticos.

Fue una mujer que se adelantó a su tiempo sin tropezarse con las vicisitudes que se fue encontrando. Rechazó sin contemplaciones la fortuna inemensa que Hitler le ofreció al ver cómo un símbolo ario triunfaba en el cine europeo de los años 30. Ayudó a recaudar fondos para las tropas norteamericanas que más tarde bombardearían la ciudad en la que seguía viviendo una de las mujeres de su vida: su madre. Para ella la justicia estaba antes que cualquier otro valor añadido. Bisexual confesa que protagonizó el primer beso lésbico de la historia de Hollywood en la película Marruecos (la única por la que consiguió nominación a los Oscar). Años más tarde se apuntaría a esta carrera de la provocación su enemiga dentro y fuera de los estudios estadounidenses: Greta Garbo.

Pero antes de eso fueron amantes y se comprometieron a salvaguardar un secreto: si alguna de las dos se convirtiese algún día en una famosa estrella del séptimo arte, la otra guardaría un silencio sepulcral. Caprichos del destino no sólo fueron estrellas sino Diosas absolutas tanto de la Metro como de la Paramount. ¿Pero hasta cuándo el secretismo? María Riva, hija de la actriz, confesó en 1992 una noticia que dentro de varios meses será una verdadera bomba de relojería en el panorama internacional y en especial para todos los cinéfilos. Se trata de la apertura de una caja fuerte donde Marlene mandó guardar durante veinte años uno de sus diarios más privados. En él cuenta toda la verdad de su vida desechando fantasías y excusas que utilizó para maquillar una realidad no muy cómoda de aceptar.

Las verdaderas damas del arte son noticia después de haber partido. Son sueños que nunca se olvidan. Y son amigas que sin palabras se conforman con unos minutos de pleitesía. Miss Dietrich, nunca será una excepción.

Siempre en nuestro corazón, queridísima.




Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 8.5.11 31 comentarios

5 de mayo de 2011

Los amantes de Teruel



Juan de Ávalos esculpió el que sin duda es uno de los mausoleos más originales y románticos que podemos contemplar no ya solo de España sino en mundo entero. Con esta significativa obra quiso contar la historia entre Juan Martínez de Marcilla e Isabel de Segura. Y aquí les dejo la historia tal y como se puede leer hoy en día en el Claustro de San Pedro de la ciudad turolense. No tiene desperdicio:

"En Teruel un joven llamado Juan Martínez de Marcilla, se enamoró de Segura, hija de Pedro Segura. El padre no tenía otra hija y era muy rico. Los jóvenes se amaban mucho, hasta el punto que se hablaron. El joven le dijo que la deseaba tomar por esposa, ella respondió que el deseo de ella era el mismo, pero que supiese que nunca lo haría sin que su padre y madre se lo mandasen. Entonces, él la quiso más. El era un buen joven, pero no tenía riquezas.

El joven dijo a la doncella que, como su padre tan sólo le despreciaba por la falta de dinero, que si ella lo quería esperar cinco años él iría a trabajar por mar ypor tierra, donde poder ganar dinero. Ella se lo prometió.Peleando contra los moros, ganó pasados cinco años cien mil sueldos, por mar y por tierra.

La doncella en este tiempo fue muy importunada por el padre para que tomase marido. Su respuesta era que había votado virginidad hasta que tuviese veinte años, diciendo que las mujeres no debían casar hasta que pudiesen y supiesen regir su casa. El padre como la amaba la quiso complacer.


Pasados los cinco años el padre le dijo: Hija, mi deseo es que tomes compañía. Ella, viendo que el plazo de los cinco años había pasado y no sabía nada del enamorado, dijo que lo haría. En seguida el padre la desposó y al poco tiempo se realizaron las bodas; y el otro llegó.

El enamorado se puso tras el lecho de su amada ya desposada y le dijo: bésame que me muero y ella repuso: No quiera Dios que yo falte a mi marido. Por la pasión de Jesucristo os suplico que busquéis a otra, que de mí no hagáis cuenta, pues si ha Dios no ha complacido, tampoco me complace a mí. El dijo otra vez: bésame que me muero; repuso ella: No quiero.
Entonces el cayó muerto. Ella, que lo veía como si fuera de día por la gran luz de la habitación, se puso a temblar y despertó al marido diciendo que roncaba tanto que le hacía sentir miedo, que le contase alguna cosa. Y él contó una burla. Ella dijo que quería contar otra. Y le contó lo ocurrido de cómo con un suspiro Juan había muerto.

Dijo el marido: Oh! Malvada, y ¿Por qué no lo has besado? Repuso ella: por no faltar a mi marido. Ciertamente, dijo él, eres digna de alabanzas.

Él, todo alterado, se levantó y no sabía qué hacer. Decía: Si las gentes saben que aquí ha muerto, dirán que yo lo he matado y seré puesto en gran apuro.

Acordaron esforzarse y lo llevaron a casa de su padre. Lo hicieron con gran afán y no fueron oídos por nadie…

A la joven le vino al pensamiento cuánto la quería Juan y de cuánto había hecho por ella, y que por no quererlo besar había muerto. Acordó ir a besarlo antes que lo enterrasen; se fue a la iglesia del señor san Pedro, que allí lo tenían. Las mujeres honradas se levantaron por ella. Ella no se preocupó de otra cosa más que de ir hacia el muerto. Le descubrió la cara apartando la mortaja, le besó tan fuerte que allí murió. Las gentes que venían que ella, que no era parienta, estaba así sobre el muerto, fueron para decirle que se quitase de allí pero vieron que estaba muerta. El marido contó a todos a los que había delante el caso según ella se lo había contado. Acordaron enterrarlos juntos en una sepultura.

"Los actos que aquí se hicieron fueron muchos, aquí se ha puesto tan breve como veis"



La historia de los Amantes de Teruel ha sido motivo de inspiración en todos los campos de las artes. Dentro de la literatura destaca la Comedia de los Amantes del gran Tirso de Molina, el drama los Amantes de Teruel de Juan Eugenio Hartzenbusch, que sirvió de base al libreto que utilizó Tomás Bretón para componer su ópera sobre los Amantes. En pintura destaca el cuadro del pintor valenciano Muñoz Degraín (maestro de Picasso) , titulado Los Amantes de Teruel. Pero sin duda es en la escultura donde esta historia inspiró el verdadero significado: ni la muerte separa lo que el corazón une.


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©

Publicado por Jesús Leirós León en 5.5.11 26 comentarios

3 de mayo de 2011

Malos malísimos







En el mismo momento en el que B-16 estaba bendiciendo el sarcófago de Juan Pablo II para beatificarle y dar un paso express para su santidad, la CIA asaltaba la mansión del terrorista más buscado de la historia para acabar con él. A los 56 años, se ha convertido en todo un mito para los millones de islamistas radicales que se reparten por todo el mundo (en EEUU hay más de 6 millones) incluso antes de haber muerto. A sus espaldas más de 50.000 muertes de inocentes. De entre esta espeluznante cifra destacan los 3000 que murireron en el 11-S en Nueva York hace casi una década. Muchos respiramos aliviados sabiendo que una gran parte el terrorismo islamista ha muerto con él a pesar de que se sucedan las amenazas reivindicando la muerte "del mártir".



Siempre que queramos comprender el presente, se hace necesario conocer el pasado. Y echando la vista atrás son muchos los "malos malísimos" que han acompañado a cada uno de los reinos, imperios, comunidades, ideologías y religiones. Como si la humanidad estuviese en constante necesidad de buscar y encumbrar a esos nuevos personajes que sufren una santa-demonización. El primero que ocupa nuestra atención por sus grandes dosis de sangre fría y crueldad es Nerón que asesinó a su propia madre, a su mujer y a todos los que le llevaban la contraria. Prueba de ello fue la autoría del mayor incendio que ha sufrido la ciudad de Roma en sus historia. Atila también fue considerado un Dios en vida y se sabe que una de las batallas que libró, (concretamente Campos Cataláunicos) contra los godos acabó con la vida de 300.000 soldados.



Su propio nombre ya lo dice, "El Terrible". El zar Ivan disfrutaba siendo niño arrancando con alfileres los ojos de los pájaros y entre los numerosísimos rituales de tortura que él mismo patentó se encontraba el de grabar a fuego en la piel de las víctimas "sin un terror semejante, no es posible que haya justicia en el reino". Entre las fechoráis de las que alardeaba estaba la de haber violado a más de 1000 vírgenes.



Pero también hay mujeres que destacan por su sadismo en esta lista negra. Una de ellas es Ranavalona I. Reina de Madagascar, fue responsable de la eliminación de un millón de súbditos. Practicó miles de experimentos macabros con sus víctimas, como beber veneno, nadar en aguas infestadas de cocodrilos y su favorito: poner al condenado a los pies de un montículo y echar agua hirviendo hasta que se escaldara vivo. Eliminó a más de 10.000 esclavos en una sola semana de festejos por pura diversión. Vamos, una joyita de la corona.



Josef Stalin asesinó a más de 12 millones de personas que se oponían a su régimen, Adolf Hitler acabó con 6 millones de judíos, homosexuales y discapacitados mentales. Mao acabó con 70 millones de chinos y un larguísimo etcétera. Pero todos éstos, y sobre todo estos tres últimos, siguen siendo venerados por millones de personas hoy en día en todo el mundo. ¿Dónde comienza la verdad para que de pronto abrace a la mentira? ¿Es tan delgado el hilo de la maldad y la bondad? ¿Podrían ser los buenos no tan buenos y los malos no tan malos? Este debate es el que se quiere abrir en varios programas de televisión norteamericana estos días en los que se han desvelado datos como el de la estrechísima relación que mantenía Gandhi con el fascista Benito Mussolini. O en la incorporación del actual Papa en las listas nazis en su juventud.



Fuera como fuere, una muerte como ésta, a pesar de lo que el americanismo más cateto haga creer, ha servido para impulsar a un presidente que ha perdido más que ganado (a pesar de tener el Nobel de la Paz) en las tres guerras que mantiene abiertas en la actualidad. De nuevo lo irónico se vuelve dudoso para que más tarde se convierta en una nueva verdad con trastero maloliente.



"El enemigo más peligroso no es el que se deja ver, sino aquel que asesina en son de paz"




Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 3.5.11 14 comentarios

1 de mayo de 2011

Madre


He sufrido la ausencia del abrazo
que se tiende y siempre espera.
Regalando verdades inventadas
apareces,
[vestida de mujer]

Continúas cuidando de ese paraíso que
inaccesible y sediento,
se hace cálido en el retorno.

Siempre conmigo.
Mimando las heridas
y meciendo los miedos.

Nanas que a lo lejos prueban la existencia
de los sueños afilados.
Ya todos esquivando mi regreso; el más amado.

Besos que se derriten en tu pecho de hembra selvática
te delatan. Y llegas. De nuevo tú.
Renacida y abandonada
en su deseo de ser.
De nuevo ser.
Vivificada
[y superviviente.]

Almena de fuego castaño
ninfa de lunares y boato.
Carmín que alimenta
al hijo pródigo que transpira
y vuelve a las estrechas cruzadas de lo desconocido.

No tengas en cuenta mis caídas,
que son reclinatorios improvisados.
No llores si soñando acabo perdido
porque allí fundaremos el Nuevo Reino.
No sientas miedo si no eres tú quien
me imprime el último beso;
sólo los tuyos bastarán para sanarme.

Sagrada rosa que resiste al invierno
en este mayo camuflado entre la brisa.
Quiéreme, aunque no lo merezca.
Quizás esa sea la única razón
por la que debas hacerlo.

Te quiero, mamá.

http://www.youtube.com/watch?v=cRPVZVUKEkc

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 1.5.11 24 comentarios