Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

22 de febrero de 2012

Ya no sale la vieja




Desde que sus ventanas no se abren
los gorriones ya no vuelan
ni hacen nidos los niños
ni muerden cristales las piedras.
¿por qué no sale la vieja?

Es una casa-cementerio
y su farola sigue enamorada
del grillo que le canta de noche
del lagarto que araña su espalda.
¡Ya no entierra las palomas muertas!
¿por qué no sale la vieja?

Su balcón viste de luto
por sus macetas de flores negras
que el silencio solo acaricia
sin noticias de primavera
sin postales en su buzón
para la vieja sola y callada
en su casa cerrada y muerta
Ya no sale la vieja.



Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2012 © Publicado por Jesús Leirós León en 22.2.12 0 comentarios

15 de febrero de 2012

Amantes

Foto: Jesús Pozo


¡Silencio! Los amantes duermen. No se oye otra cosa que no sea su silencio caprichoso. Parecen dos muertos conformes con su destino. Como si se hubiesen acomodado a el antes de que les atravesaran los corazones. Descansan abrazados. El uno contra el otro. Y a pesar de la calma, hay fuego en esa postura que pretenden hacerla la más cómoda, la más perfecta, la más persistente a las inclemencias del miedo.

El reloj se ha olvidado de trabajar y el tiempo se embelesa ante la escena de este combate desarmado. Nada quiere robarle el protagonismo al calor residual de sus bocas rojas como frambuesas a punto de estallar. Ni el aire viciado de la habitación quiere un lugar presidencial y se deshace entre sus pómulos que parecen manzanas recién nacidas.

Anochece en su mañana y nada quiere resurgir entre la pereza del abrazo congelado. Se empeñan en fingir una muerte que atenta contra los principios morales de lo eterno. Arcángeles de primavera atrapados en un sólo regazo. Caramelo de abril que se saborea en una almohada infinita. La calma los invita a un destierro vaticinado. No cabe ni un soplo de lluvia entre sus pechos sesgados cual fruta fresca.

El amante más débil despierta a su camarada. Lo mira y no respira. Tan sólo late. Le amanece una sonrisa despiadada, cargada de deseo y lujuría. Asustado, clava sus ojos para sobrevivirlo, una vez más. "¡Volvamos al paraíso!" piensa y no grita. No se inmuta ante su llamada. El tiempo decide despertar en mitad de su empresa de pájaro sediento. Quiere que haya muerto en sus brazos. Como una madre amantísima quiere a su retoño; sólo para ella. Aunque haya muerto. Aunque viva planeando su muerte. Le reconforta saber que al fin y al cabo su reinado acabó en la más cariñosa de las batallas. En sus manos, en su lecho.


                                   Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2012 © Publicado por Jesús Leirós León en 15.2.12 11 comentarios

12 de febrero de 2012

Adiós Whitney


Siempre que una voz se apaga caemos en el vicio de buscar ansiosos el eco que entretenido se resiste en desaparecer. No es hoy el día que más se intenta encontrar el desgarro racial más aterciopelado de la historia. En realidad, hace tiempo que se apagó como se apaga el amor no cuidado. Ignorante de su propia trascendencia, la diva jugó a perderse para que luego fuera el resto quien la encontrase. Perdida en su particular episodio interminable de destrucción, divismo y versatilidad, Whitney empezó a despedirse hace años consciente quizás de que sería demasiado sufrida su despedida de la noche a la mañana.

Hoy millones de melómanos no queremos dormir sin esperar que todo sea una farsa, que todos los periódicos griten a titular abierto que en verdad se hacía la dormida en su hotel de Bervely Hilton de los Ángeles. Que tan sólo esperaba su beso de buenas noches o un desdeñado ramo de orquídeas por parte de algún amante imperfecto como tanto le gustaba. Se ha ido y parece ser que para no volver. Como sólo los buenos hacen en estos casos. Sin avisar. Con su actuación preparada para mañana en los Grammy, con facturas por pagar, llamadas que devolver y dejando huérfanos a los que se consolaban con saber que ella compuso la banda sonora de su amor desesperado en los noventa.

"La inmortalidad le está asegurada" se contentarán muchos con decir en el funeral. Se sucederán los "te quiero", los "forever young" en las antesalas hospitalarias, el sabor a tristeza de sus miles de seguidores, el olor a cerilla quemada para encender las velas que se apaguen delante de su vivienda. Pero si escuchamos bien distinguiremos entre el gran espectáculo de su huída, un sollozo ahogado y casi imperceptible en la puerta de atrás. Allí, donde nadie lo vio jamás. En el rincón más oscuro. De allí nace el llanto del que quiso y no pudo. Es un hombre el que golpea sin parar el suelo con los puños cerrados y la boca desencajada. Como un niño que quiere volver a tener su juguete para disfrutar perdiendo y que así ella crea que gana, una vez más... Imposible aceptar su negligencia de no haber intuido que ahora sí lo hacía de verdad. Y es que sigue sin entender por qué su guardaespaldas, esta vez, no llegó a tiempo.



Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2012 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 12.2.12 47 comentarios

8 de febrero de 2012

En mi reino





En mi reino  los hombres sin cabeza
serán sepultureros, no políticos.

En mi reino los hombres ciegos
serán filósofos, no jueces.

En mi reino los hombres sin escrúpulos
serán forenses, no banqueros.

En mi reino los hombres sin tacto
serán faquires, no psicólogos.

En mi reino los hombres mudos
serán los mentirosos, no los gobernadores.

En mi reino los hombres cobardes
serán  toreros, no los inocentes.

En mi reino los de la lengua demasiado larga
serán amantes, no detractores.

En mi reino los hombres sádicos
serán leñadores, no asesinos.

En mi reino los hombres imaginativos
serán músicos, no abogados.

En mi reino los libres
serán los hombres,
                            [también los pájaros].



Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2012 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 8.2.12 17 comentarios

7 de febrero de 2012

Nadie




Nadie nos ha visto marchar
tan solo la luna que acuna al mundo
sin saber a donde, huimos desnudos
sin suelo, con tierra, sin miedo.
Ahora que brisa se vuelve tu aliento,
nunca nos han visto volar.

Nadie nos ha visto besar
tan solo tus labios que rozo a solas
sin besos prohibidos, yo bebo tu boca
sin vernos, con truenos, sin velos.
Ahora que el fuego inunda tu pelo,
nunca nos han visto amar.

Nadie nos ha visto abrazar
tan solo tus manos que no recuerdo
sin pensar en nada, recé en tu pecho
sin clavos, con tacto, sin cielo.
Ahora que arena se torna tu cuerpo,
nunca nos han visto mirar.

Nadie nos ha visto sentir
tan solo sueño que me haces preso
sin decir nada, muerdo tu cuello
sin duelo, contento, sin tiempo.
Ahora que ciego me vuelvo pequeño
nunca nos han visto jugar.

¿Quién nos ha visto reír?
tan solo mayo que luce flores
sobre tu espalda, dibujo olores
con aire, sin ruido, con versos.
Ahora que vivo escondido muy lejos,
latidos de sangre ya cantan:¡te quiero!
Nadie nos ha visto jamás.



Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2012 © Publicado por Jesús Leirós León en 7.2.12 13 comentarios

6 de febrero de 2012

¡Dios salve a la Reina!


Era la única que podía hacerlo y lo hizo. Rotunda, inigualable, profesional y deslumbrante. Cualquier adjetivo le vendría como anillo al dedo. No le importó participar en el exclusivo intermedio de la Super Bowl Americana, (el acontecimiento deportivo más seguido del año en EEUU), que más de trescientos millones de telespectadores estuviesen analizando el más mínimo movimiento y que con cincuenta y tres años a sus espaldas pareciese una joven de treinta.

En solo trece minutos consiguió lo que quería: enloquecer a los presentes y a los que la seguimos online. Como faraona de la música pop, apareció caracterizada como Cleopatra (llevaba los mismos pendientes que lució Elizabeth Taylor valorados en un millón de dólares), conduciendo a los cincuenta bailarines del Cirq du Soleil para hacer que todo el estadio disfrutase del himno oficial de la moda, el mítico Vogue. Impresionante el dispositivo de luminotecnia digitalizado que conseguía sincronizar música e imágenes de todas las estrellas de cine clásico que nombra en la canción. Después le siguió Músic, su actual single Gimme all your luvin´, Open your heart y su tema por excelencia Like a prayer como gran colofón.


Cobrando cero euros por su actuación, Madonna invirtió la misma cantidad que un país destina para la inauguración de unos Juegos Olímpicos. El momento lo merecía. Se enfrentaba a un público machista, futbolero, de la norteamérica profunda, que bien alejado estaba del icono y de toda la controversia y provocación que la respaldan desde hace ya más de veinticinco años. Aún así consiguió metérselos en el bolsillo y aprobar con matrícula de honor la que ya se considera la más espectacular actuación de la historia de la Super Bowl. Por mucho que pese a muchos, y a muchas aspirantes, demostrado queda una vez más que sigue siendo el mayor icono del entretenimiento mundial. Madonna sigue siendo la Reina. ¡Salve!


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2012 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 6.2.12 25 comentarios

2 de febrero de 2012

Soñaba el río




Estaba dormido mi pueblo
y se quejaba de miedo la noche.
Sobre el monte quinientos soldados aceitunados
andaban atentos a la secreta música de nuestros versos.

Junio bebía de las niñas en flor
y por las tardes de ti; ángel pausado de mediodía.
No se limitaba el tiempo a mecer los dolores
cuando el calor de tu carne ya quebraba mis labios.

Perseguimos los finísimos hilos que unen a las mariposas con su vuelo
para seguir huyendo de los Edenes;
donde sin tregua, la poesía nos respiraba.

Se caían los pétalos de otoño sobre mi boca;
y el Río Grande espiaba las torpes caricias olvidando su curso.

Los álamos eran los únicos que sostenían el secreto, serenamente.
Estaba dormido mi pueblo.
Delito en la sombra y el agua testigo;
Matándote en mi abrazo.
Hiriéndome contigo.

Dormía el pueblo callado;
¡Despierto soñaba el río!



Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2010 © Publicado por Jesús Leirós León en 2.2.12 9 comentarios