Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

5 de octubre de 2010

Je suis l´art


- Como admirador incondicional de Dalí, ¿es el surrealismo su estilo pictórico favorito?

Uno de los que más sí. Pero no sólo en la pintura. De hecho, el surrealismo siempre ha ido cogido de mi mano. Mi vida está totalmente influenciada por él.

- Póngame un ejemplo en el que haya hecho algo surrealista.

Pues en la Mezquita de Córdoba recuerdo que en abril de 2009 estaba paseando en buena compañía por el Patio de los Naranjos y de pronto vi una cola larguísima de japoneses esperando su turno para entrar en la catedral. Fue cuando decidí ponerme justo al lado del grupo de turistas a imitar a los judíos ortodoxos en el muro de las lamentaciones. Lo hacía como protesta al enterarme que la que había creído como "Ciudad de la tres culturas", destrozó yacimientos judíos para levantar la Mezquita. La expectación fue máxima cuando muchos de ellos se pusieron a fotografiarme. Me reí muchísimo.

- ¿No le llamaron la atención?

No, la llamé yo.

- ¿Por qué dices que en Andalucía el surrealismo está a la orden del día?

Ahí tienes las corridas de toros. Un espectáculo en el que se mezclan timbales, albero, muerte, sangre y calor. Y por supuesto la Semana Santa. Es la única representación plástica en la que el arte se desenvuelve metafísicamente. Música, escultura, fe y misticismo en movimiento. Recuerdo que este año me invitaron a ver en Córdoba la salida de la Paz . Pues dentro de la iglesia había un borracho cantándole una saeta a su "Paloma de Capuchinos" abrazado a la que seguramente era una prostituta. Pero tanto costaleros como el cura guardaron silencio hasta que terminó. Y es que fuera como fuese Ella y él estaban conversando y nada debía interrumpirles. Surrealismo en estado puro.

- ¿Y un lugar en el que sea imposible que se desarrolle?

Sin duda París. Es el lugar más caóticamente ordenado del mundo. Y es que el cartesianismo ha hecho mucho daño. ¡Allí los poetas cuentan las sílabas de sus versos para hacerlos simétricos y sonoros! Si te fijas en el plano, todo está dispuesto de forma radial: Trocadero, Place Vendôme, Louvre... El único lugar donde se abandona el empirismo de Voltaire es donde pudo nacer el arte impresionista. Es decir, Montmartre.

Es irónico que la ciudad del amor sea la menos surrealista...

Es un caso especial. El amor es lo más surrealista que tenemos constancia de que exista. Querer encontrar en otra persona nuestro reflejo. Y a la vez (aquí viene lo complicado) ser el reflejo del que nos mira. Una tarea que si no fuera por el gran invento de la biología, sería una tarea demasiado costosa.

- ¿Te refieres a la poesía?

- No, me refiero al sexo.

- Eso no es nada poético...

- La vida está antes que el sexo. Del sexo nace el pensamiento. Del pensamiento, el arte. Y por último, del arte deriva la poesía. Decir que el sexo no es poético es lo más surrealista que he escuchado en esta noche. Mañana más pero no mejor.

Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2010 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 5.10.10

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Jejeje...

Pao Pao dijo...

Yo no creo que el sexo venga antes que el pensamiento pero bueno...

Anónimo dijo...

que bien te lo pasas en la Mezquita no?

Jesús Leirós León dijo...

Uff, ¡no lo sabes tú bien!

S.M. dijo...

Tú mas bien eres neosurrealista!

Anónimo dijo...

Yo conozco más de un momento surrealista en el patio de la Mezquita!
Eres sin duda la reencarnación de Salvador Dalí.

Jesús Leirós León dijo...

¡Pero menudo sacrilegio acabas de cometer! Dalí es demasiado.

Aunque bueno, con unas patatas fritas... sí que me doy un aire, sí.

Lucia D dijo...

muy buene entrevista!!

Anónimo dijo...

Es enserio Dali el de tu entrevista?