Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

15 de septiembre de 2011

Grafiteras ochenteras


Esa mañana el cocido estaba sin hacer y los mandiles seguían en el cajón. Se maquillaron con ambiciones de antaño. No les hizo falta más que ajustarse la faja y ponerse su pin identificativo. Era lo único que las diferenciaba del resto de las mortales septagenarias. Subían la cuesta hasta la plaza cada una por su lado. Se iban encontrando por las esquinas, y sin decir nada, seguían subiendo como alpinistas convencidas. "¿Concha, has traído los guantes?" - preguntaba una en plan sicario. "Sí, éstos de los chinos"; "Eso, que los de fregar no valen". Con su muro de crimen transparente y sus sprays rosa chicle, eran la viva imagen de las gamberras negligentes. Señores, no se sorprendan. A pesar de que todos les convencieron sin palabras de que ya su tiempo había pasado ellas siguen perfilando sus perfiles. Todos las intentaron disuadir, que no estaban en edad, que ya "no pintaban nada". La suerte es que ninguna de ellas se lo llegó a creer. ¡Benditas incrédulas!
Publicado por Jesús Leirós León en 15.9.11

10 comentarios:

galiMATIAS dijo...

¡Qué grandes las abuelillas!!

Inma Herrera dijo...

Me super encantaaaaaaa!!

Leti Lorente dijo...

Pa que luego digan que en nuestro pueblo no tenemos arte

Soriano dijo...

Nunca es tarde para ponerse manos a la obra. Ole por ellas

Urquiola dijo...

Que grandes las SCARPIANAS!

Vicente Ll. dijo...

Yo quiero a una abuela asi!!

Wachiflongui dijo...

Ganas de vivir siempre

Babah dijo...

Y no se les pego el cocido??? XD

Beatriz Cañones dijo...

Pues si que han salido en programas las abuelas vamos los nietos tienen que estar que se suben por las paredes!! jajaja y la comida sin hacer!

Toñi dijo...

Yo, cuando sea mayor-(?)-, quiero ser como ellas.