Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

9 de junio de 2011

Operación Mantecón


Como en el arte fue el estilo mudéjar, en la literatura fue la picaresca. Ambos nos vanaglorian como inventos puramente españoles. Sólo que ésta última dejó de ser un simple género para convertirse en una de las referencias obligadas para entender nuestra idiosincrasia.

Y claro, como expertos suicidas históricos que somos, hemos vuelto a demostrar nuestro saber estar. Sí, señor. Ésta vez celebrando el ciento treinta aniversario de uno de nuestros escritores más laureados y trascendentales de nuestra lengua: Juan Ramón Jiménez Mantecón. Ahora resulta que éste andaluz universal tiene poco que decir, menos que contar y por supuesto casi nada que redescubrir. O eso nos hacen creer. Porque si no, no entiendo de dónde sacan tanto tiempo, dedicación y subvenciones en esmeros tan inconsustanciales como el que hoy ha salido a la luz.

Y es que después de varios años de investigación acaban de descubrir unos archivos que ponen de manifiesto la clara relación que mantuvo un Juan Ramón Jiménez elegantísimo de diecinueve años con varias novicias jóvenes. En especial con la hermana Pilar, que acababa de cumplir veinte años y a quien llamó "Mi Venus de Milo". El informe recoge también los escarceos que compartía con la hermana Amalia Murillo Arín que suscitaron numerosas habladurías consiguiendo que la madre superiora ordenase su traslado a Barcelona para acabar con esta situación. La despedida entre el poeta y la novicia nunca se produjo y se sitúa en la primavera de 1903, mientras JRJ estaba en su habitación ensimismado con sus clases de alemán. Nunca perdonó que no le avisaran para siquiera despedirse de ella: su primer gran amor.



No seré yo quien menosprecie el valor de los investigadores que han llevado a cabo esta exitosa labor de documentación. Ni muchísimo menos. Lo valoro y lo aplaudo hasta que me nazcan llagas de las manos. Pero no comprendo cómo puede eclipsar este hecho la celebración de un gigante como Juan Ramón. "Así es España..." se contentan con decir algunos en foros literarios. Pues yo digo que no. Rotundamente. Que así serán algunos, la mayoría, de acuerdo. Pero casi siempre lo que hacen muchos se llama normal aunque sea lo que más lejos esté de ser "normal". ¿A mí qué me importa con quién se acostara?, ¿si ella llevaba hábito o cofia? Lo que me interesa con respecto a este descubrimiento (aunque tiene más claroscuros que "La muerte de la Virgen") es saber qué poemas de los que ya conocemos podrían atribuírsele a estas novicias, o una reestructuración de su obra, etc...

Desde aquí rompo una lanza a favor de mi dandy andaluz por excelencia, ahora maltratado por el amarillismo de esta Hispania quebradiza, y me contento con creer que sé qué poesías son las que dedicó a ese amor prohibido y santificado. Las he leído desde siempre pero ahora las entiendo, sin parangón, con mayor vehemencia:


Tengo en mi mano, que ella apretó esta tarde,
como el recuerdo triste de una lejana rosa,
a veces, no sé cuándo ni por qué, huele a ella,
entre sus dedos pálidos yerran otros de sombra.

¡La mano de ella! Mano brotada de su vida
como la flor de una primavera de gloria
que tiene los luceros, el color y el rocío
de no sé qué doliente y enamorada aurora.

¡Su olor es de ella!, una seda blanca que oliera...
una espuma que fuese carne... carne mimosa
que tiene cual la carne de dentro de sus muslos
la suavidad de lo que casi no se toca...

JRJ



Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 © Publicado por Jesús Leirós León en 9.6.11

14 comentarios:

Toñi dijo...

Me sumo a tu crítica, Jesús. así somos, (sálvese el que pueda). Nos interesan mucho más las miserias que las grandezas de las personas.
Yo tuve la suerte de visitar la casa de Juan Ramón Jiménez, en Moguer, y conocer la cuadra y el pesebre de Platero.
Un beso, poeta.

Lorente dijo...

En Poemas de amor que publicaron desde su fundación en Moguer se ve el desarrollo de su obra y por ejemplo el poema que has dicho si está incluido

Saludos

Soriano dijo...

España es así, ya se le pega todo de Sálavame. Una verguenza en toda regla.

galiMATIAS dijo...

Un poema maravilloso que yo creo que toca muy muy de cerca lo erótico. Tratándose de quien se trata cuesta creerlo pero si asi lo dicen, será.


Un abrazo grande Jesús

Pull dijo...

A ver el pobre JRJ tambien tendria sus necesidades fisiologicas y si tenia ganas... lo que no entiendo es que hacia dentro del convento con el resto de las novicias...

Jesús Leirós León dijo...

Interno en el convento porque a la vez era también hospital y al tener una larga enfermedad pues eran ellas mismas las que lo cuidaban.

El poema es espectacular. Desde el comienzo hasta el final.

Eli Bravo dijo...

Le doy la razón a Toñi. Aunque yo no pude entrar en la casa-museo porque no era día para visitarlo y me quedé a las puerts, nunca mejor dicho.

Ahora me han dado ganas de releer Platero y yo. ME ENCANTA!

David L. dijo...

Juan Ramón recordemos que fue Premio Nobel de Literatura pero eso no quita que tuviese su corazoncito y su sangre alterada de vez en cuando. Es normal. Creo que eso lo hace incluso más grande, más andaluz.

Un abrazo.

Yeyi** dijo...

Anda con Juan Ramón, qué peligroooooo!!!!

Jesús Leirós León dijo...

Sí, yo también creo que esto lo que hace es humanizarlo y engrandecerlo aún más.

Sendra dijo...

JRJ siempre será uno de los grandes poetas de España. Segudísimo en Latinoamérica.

Dieguez dijo...

No conocia esta curiosa anécdota de JRJ. Mi obra favorita sigue siendo Platero y yo. ¿Cómo se puede hablar con tantísima ternura de un burrito?

Saludos y enhorabuena por el blog. Interesantísimo.

P. Aceña dijo...

Nuevo récord no? a 78 personas les gusta esto en menos de 12 horas... WOW!!!

Jesús Leirós León dijo...

Pues yo quiero ir a conocer también su casa. La de Lorca me encantó, el huerto tenía algo especial, se respiraba su poesía...

Moguer queda entre las citas pendientes.

Un beso