Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

18 de octubre de 2011

300

Foto: Caridad Martín

Si me llegan a decir que en la nochevieja de hace dos años, cuando escribía por primera vez en este blog, que acabaría publicando un libro con el mismo nombre, la edición agotada, pensando ahora en el segundo, creando una empresa, que expondría junto a Dalí, viajando más que el baúl de la Piquer, conociendo a tanta gente grande y grandiosa y que se convertiría como blog en el número 21 más visitado de España, la verdad sea dicha, es que me hubiera atragantado con las uvas de la impresión.

Este fin de semana en una reunión con actores malagueños, un director teatral me preguntó por el título y por el contenido. Cuando se lo expliqué me vino con la pregunta más puñetera. ¿Por qué? ¿Por qué lo había escrito? Le podría haber dicho que porque me da la gana, porque era mi testimonio y mi historia. Entonces me dí cuenta que se refería al libro en sí. Le dije que ese puñado de páginas me salvó la vida. Literalmente -nunca mejor dicho-. Después procedimos a leer varios de los poemas entre todos, rotándonos como en una pequeña comunidad de los Iluminatti. Nadie dijo nada. No sé si es porque estaban con la cogorza bien cogida o porque nadie quiso hacer más preguntas. Creo que sobraban las respuestas. A la poesía siempre le sobran.

El título sigue hablando de mí, sí. "La vida en beso" nació para que algo muriese. Nació para que yo vomitara todo lo que tenía dentro y nadie quería. El amor cuando queriéndose dar viene siempre el cartero con su acuse de reenvío porque nadie lo quiere recibir, se pudre y hasta huele. Yo hice lo conveniente. Reconvertir todo lo que seguía latiendo en arte. Como un alquimista aficionado que sigue teniendo su racha de suerte con sus experimentos. Así me veo."No eres el que eras" - me dicen muchos. ¡Y cuánto me alegro! Es más, me parezco más a mí que nunca. Al de antes, cuando la felicidad le ha quitado el puesto al desastre, la agonía y el luto. Entiendo a todos, y los comprendo. Gracias al sufrimiento he conseguido la sensibilidad que antes no tenía. ¡Qué remedio! Me arrancaron la piel y ahora lo siento todo. Y entonces me hice hombre. Y entonces me hice poeta.

Que nadie me acuse de haber sido indiscreto a la hora de contar mis episodios en este blog que pronto se dará de baja por vacaciones. En verdad, nadie se ha enterado de nada a no ser que yo haya dado alguna indicación puntual. La historia que aquí he compartido ha ido en cada una de las entradas donde he hablado, conversado, discutido, perdonado, ¡y hasta negociado! con los enemigos más íntimos. Y como dice mi amigo Guillermo, "siempre con elegancia, a lo grande y con algo de clase". Ha sido la terapia más hermosa de todas las que proponía papá Freud. Y todo a través del diálogo. Y todo queda en la palabra. Siempre pienso: "Lo que me he ahorrado en psiquiatras...¡no está pagado!"

En definitiva, 300 entradas donde cuento la historia de cómo la sensibilidad pudo al desastre. De cómo una pregunta busca una sentencia justa. Una sabia contestación sin voz. De un Bad Romance como el mío, de los que pocas veces se repiten, ¡no podría salir nada malo, señores! Nunca he querido ser victimista, tampoco disfrutar con un triunfo efímero. Todo pasa y todo queda. El vídeo lo dice todo.

Gracias y a seguir.


Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 18.10.11

22 comentarios:

Vicente Ll. dijo...

Muy bien Jesús, un trabajo excelente. Eres un grandísimo escritor, te auguro un futuro brillante =)

Juanjo dijo...

¿Baja por vacaciones? Noooooooooooooooo, quiero seguir leyéndote

Carlos Vaz dijo...

Lo he buscado pirata en pdf para bajármelo. Va a ser que no está. Tendré que comprarlo... :-) Tiene buena pinta. ¿No estás orgulloso?

Jesús Leirós León dijo...

Sí, mucho. Pero el siguiente va a ser mucho mejor. Tienes que leértelos sí o sí. Un abrazo amigo

JessyBCN dijo...

Pues las 300 se me han hecho muy cortas que lo sepas! Queremos más, que nos cuentes así bad romances... asi da gusto enterarse de culebrones.

EL VÍDEO BESTIAL! ^^

L. Cledera dijo...

La vida en beso no puede morir. Aunque digas que nació para eso no sabes la de vida que vas dando a quien te lee.

Un abrazo!

Ordiales dijo...

Me quedo con la frase:

"Me quitaron la piel. Ahora lo siento todo"

Ufffffffffffffffffff

Giselle dijo...

The heart is so broken, I am the devil to kill the reason how I still love your desease...

Anónimo dijo...

Y ahora que?

Noelia Centeno dijo...

Felicidades por todo lo conseguido, suerte por todo lo que queda.

Sheila dijo...

Leirós empresario? WHAT NEXT? jajaja a mí me contratas aunque sea de sexy secretaria. Me pondré gafas a juego y falda de pata de gallo!

Un beso corazón mío!

galiMATIAS dijo...

Solo a un surrealista se le ocurriría montar una empresa en plena crisis!!!

Mariflor dijo...

Trust is like a mirror...

Sigues siendo mi héroe maldito!

Brenda dijo...

maybe you mean those who have not sinned let him cast the first stone? because the people want to stone him to death?

Mariana dijo...

Tu,te,ti, ¡contigo!

Anónimo dijo...

Soy un mucho de lo que soy, un poco de lo que cogí prestado y apenas un ápice de lo que un día pude abarcar con mis brazos.

A. dijo...

Muchísima suerte con tu próximo libro. Estaremos pendientes de las partituras... jajaja

Francisco José Llamas dijo...

Me he quedado con estas palabras que acabo de leer en tu blogspot, lo he sentido y lo he experimentado."Gracias al sufrimiento he conseguido la sensibilidad que antes no tenía. ¡Qué remedio! Me arrancaron la piel y ahora lo siento todo" Me gustaria que me agregaras a tu facebook. Gracias y continua asi.

Bernardo M. dijo...

¡Vaya un anónimo poeta!

Maricarmen Tristell dijo...

esus no sabes lo que me alegro de tu gran exito! y el don que tienes para escribir! cuando vuelva a España por navidad voy a buscar tu libro y lo leere! un beso mu grande! y de nuEvo ENORABUENA!!

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=EqWfZspNY3c


es antigua como yo ,pero...........

A. Gutiérrez dijo...

Impresionante