Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

15 de abril de 2010

Hablemos de Amor (Parte III)


¿Cómo se sabe que estamos enamorados de alguien?

No es tan sencillo como la literatura de los dos últimos siglos nos han hecho creer. Y puede que sea este punto tan confuso, el que deteriore tantas vidas y las suman en graves depresiones. Según dijo Edmund Burke: "La posibilidad de que una persona ame a la otra de la misma forma e intensidad es tan remota, como que una mofeta tenga su propia gama de perfumes".

¡Y qué razón tenía! Para saber si uno está enamorado lo primero que tiene que hacer es imaginar su vida sin esa persona. Si experimenta un cambio que lo deprime, su mundo pierde color y todo parece serle contrario, entonces eso sí sería un principio de enamoramiento.

El segundo paso sería someterse a una gran prueba de sinceridad consigo mismo. ¿Y si te fuese infiel? ¿y si te robase o maltratase? ¿y si repudiara de ti? La mayoría de las contestacoines seguramente alegarían al abandono, a la tristeza y erróneamente al odio.

¿Por qué erróneamente? ¿Acaso el odio no es lo contrario al "amor"?

Por supuesto que no. Cuando una persona odia a otra es porque existe una relación tan pasional que le es imposible olvidarla. Cuando odiamos invertimos una media de 2h al día pensando en esa otra persona. ¿Cómo va a ser eso lo contrario al amor? Lo contrario al amor es el desprecio sin más. Igual que lo contrario de la felicidad no es la tristeza sino el miedo.

¿Y por qué hay tanta gente que sufre de amor, si en realidad está para disfrutarlo...?

Porque no hay un paquete de medidas escolares que trabajen la gestión de las emociones. Una política que cambia de rumbo como de ideales ha hecho imposible una ley orgánica de educación que respalde la inteligencia emocional. Y no hablo de una utopía sin base alguna. Los propios países escandinavos tienen en sus programaciones didácticas un apartado especial para atender las diferentes conductas que presentan los niños de forma exclusiva. Claro que cuentan con unos recursos (tanto humanos como materiales) que en España resultaría inimaginable.

¿Cómo saber si somos propenso a sufrir de amor?

Todo depende de cómo haya sido nuestra infancia. Digamos que el amor es la máxima expresión de la felicidad humana. Con el amor, nos deshacemos de nuestro disfraz biológico. Así dejamos de ser simples homínidos bípedos para ser propiamente "humanos". Si nuestros progenitores (sobre todo nuestra madre) nos prestaron poca atención cuando llorábamos alegando que así nos malcriarían, en realidad nos estaban preparando para sufrir de mayores. En cambio, las madres que sobreprotegen a su hijo/a hasta los siete años, puede que acaten responsabilidades más tardíamente. O que en el mejor de los casos tengan una dependencia casi obsesiva con la madre (no entremos en consideraciones "de Edipo o Electra). Si somos del segundo grupo, entonces estaremos mejor preparados para amar ya que no hemos sufrido un excesivo dolor moral siendo niños.

Claro que como dijismos antes, la gran mayoría de las personas que se "creen enamoradas" realmente no lo estásn. ¿Cómo ocurre este engaño? La necesidad de una sexualidad garantizada.

¿El amor es una excusa para practicar sexo?

Menuda pregunta...a eso te responderé ya en la sesión de mañana.
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: en 15.4.10

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿estas enamorado?

galiMATIAS dijo...

Estoy deseando q llegue mañana pa seguir leyendo...

En el de hoy te tengo q dar toda la razon

LindaeveliS dijo...

me encantaaaaaaaaaa!!

pa q despues digan q el amor no se puede definir!

besotes guapo

Jesús Leirós León dijo...

Solo sería capaz de responder a una cuestión así si al menos conociese la identidad que oculta bajo su pseudónimo. ¿Aceptas el reto?

Anónimo dijo...

venga animate si sabe cual va a ser la respuesta

Partyman dijo...

Diossssss me ha encantado esta entrevista!!!!

la copio y la imprimo pero ya.Esto me va a servir de mucho! jajaja


Un abrazo amigo

۞ Le Chevalier Mystérieux ۞ dijo...

Tienes un talento realmente exquisito.
Utilizas las palabras de una manera sublime
Respecto al texto…como muy bien dices…esta sociedad nos da facilidades para hacer el amor…no para enamorarnos.