Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

14 de abril de 2010

Hablemos de Amor (Parte II)


¿Qué diferencia se podría establecer entre amor y amistad?

La misma que entre el día y la noche. Y no exagero, me explico. Para que llegue la noche y notemos que la luz que nos acompañaba desde el alba ha desaparecido, es necesario que exista el día; a pesar de que ambos son totalmente diferentes. En el amor ocurre algo muy parecido. Si se basa en una amistad verdadera, dificilmente se invitará al amor a entrar en nuestra casa. Y esto ocurre por la siguiente razón: el amor es pasión. El amor es o todo o nada. El amor no entiende de límites o de justificaciones de los deseos. El amor es el placer de poseer a la otra persona haciéndola tuya. Pero sin asfixiarla, para que así respire y con ella tú también puedas alimentarte.

¿No crees que dos amantes (en el mejor sentido de la palabra) deban de ser primero amigos?

Yo pienso que no. Si son amigos desde un principio ya habrán experimentado alguna vez cómo sería su vida sin acariciarse, sin besos y sin sexo. Y eso es bastante desalentador. Un amante siempre tiene que tener ese miedo, esa preocupación de que puede perder a esa persona y desconocer cómo va a ser su vida y su relación a partir de ahora.

¿Y sobre los amores prohibidos?

Este es un tema muy interesante, sin duda. Muchos creen que un amor prohibido es entre un hombre y una mujer casada. O un hermano y una hermana, o también una anciana y un modello jovenzuelo. Eso no son amores prohibidos, eso son digamos...amores "no convencionales". Hay tantos tipos de amor como estrellas titilando en el firmamento. Un amor prohibido es todo aquel que no sea aceptado por la mayoría. Y se sabe que son estos los que más se parecen al verdadero amor porque son tantas las veces que tienen que ahorrar en miradas, comentarios, caricias delante del público...que lo único que logra es hacerles cada vez más fuertes los lazos que los unen. Nos llegaríamos a sorprender sobremanera si enumerásemos la cantidad de "amores escondidos" que tenemos en nuestro alrededor. Solo ellos quieren conocer su propia historia. Se niegan a contarsela a un público hambriento de amarillismo e hipocresía. La fiesta de placer que se brindan cada noche no quiere ser revelada. Es un arte. Es otra forma de amar.

Entonces ¿defenderías el amor entre un hombre de cuarenta años y una niña de doce?

Hasta ahora hemos estado hablando de las tipologías del amor pero en ningún momento hemos hecho referencia a las parafilias o enfermedades derivadas de los deseos sexuales humanos. Al igual que puede ser la zoofilia o la necrofilia, la pederastia es una alteración del conjunto de valores en una persona. De esta forma atenta contra su ética y contra la de su vícitma, siempre más desprotegida. Un niño de 12 años acaba de salir victorioso (en el mejor de los casos) de uno de los estadios más decisivos de su desarrollo personal (según Piaget). Todavía no tiene conciencia de la palabra amor.

Si no conoce las reglas del juego, ¿cómo considerar sano esta conducta? Solo en el momento que ambos individuos sean conscientes en todo momento tanto de sus actos como de sus consecuencias, puede existir el amor. Porque este supone la mayor y más arriesgada de las aventuras. El amor es una apuesta. Es un viaje de ida pero no de vuelta. Para eso debemos estar muy bien preparados. ¿Acaso alguien lo está del todo?
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: en 14.4.10

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un placer leer sobre el amor con unas palabras tan maravillosas como las que usas en toda tu narrativa... felicidades y gracias por compartirlo con todos nosotros.

Jesús Leirós León dijo...

Es un placer ser leído por una mirada tierna y que consigue conmover. Hablar de un tema tan controvertido como es el amor siempre necesita de un respaldo como el tuyo.

Un caluroso abrazo.

galiMATIAS dijo...

esta entrevista es la caña amigo

te superas! y eso no es facil

T.L. dijo...

Me han gustado mucho tus reflexiones y que bonito es amar aunque no sea recíproco el amor.