Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

12 de abril de 2010

Hablemos de Amor (Parte I)


Jesús, ¿eres de los que piensan que el amor puede, en algún momento, ser definido?

En realidad, el hecho de delimitar el significado de algo tan extraordinario como eso que llaman "amor", suele ser bastante arriesgado para cualquiera que se lo proponga. En todo caso, yo creo que el amor es algo más que un sentimiento que viene y va tergiversándose y transformando de mil maneras y colores. Cuando alguien ama se olvida de sí mismo para ser la otra persona. Pero al mismo tiempo no debe de abandonar su compostura ya que si lo hace el otro perderá toda atracción.

-Se podría decir entonces, a partir de esta declaración, que el amor es "ser en parte esa otra persona"

Así es. Cuando alguien dedica todo su tiempo a pensar y en reconstruir aquellos maravillosos instantes en los que todo parecía ser perfecto (aquí deberíamos revisar una vez más el término que el propio Gasset ofrece al respecto como el "sentimiento de cristalización"), en lo que todo se detiene y a la vez destruye... Cuando ese alguien transgrede tus tabúes y límites, incluso encadena tu alma en plena libertad...Digamos que es eso lo que llamamos amor. Un estado de pseudoconciencia alterada que se da desde los albores de la vida en el planeta.

-El amor entonces no es un invento del hombre "sapiens sapiens"...

Por supuesto que no. Desde que la primera bactería con pared celular compuesta de peptidoglucano advirtió la presencia de otra semejante a ella, es ahí cuando aparece el amor. Se deduce a partir de aquí lo siguiente: la necesidad de ser hallados, de encontrar el individuo con el que potenciar la supervivencia de la especie. Aunque parezca poco platónico en el "boom del enamoramiento barato" que sufrimos, el amor es la herramienta más eficaz para ser felices.

-Dicen que la falta de amor acelera el envejecimiento celular...

Y no seré yo quien lo niegue. Lo creo rotundamente. Fíjate qué curioso el siguiente hecho: en Alemania se llevó a cabo un experimento con ratas. Todas tenían incorporado un terminal que le proporcionaba descargas eléctricas aleatoriamente. Cada una de esas ratitas tenía un interruptor que si lo pisaba no solo conseguía salvarle a ella de las irritantes descargas, sino a todas sus compañeras. Tan solo una fue la que sobrevivió al resto más de 17 semanas y fue por lo siguiente: era la única que comprendió que era la dueña de su vida y destino. Por eso, uno de los secretos para ser feliz es tener un suficiente control de los acontecimientos que se nos presentan. Y en parte, eso es el amor. La necesidad de ser admirados, respetados y útiles se ve totalmente cumplida.
Fragmento de "Hablemos de Amor" (2010)
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: en 12.4.10

8 comentarios:

Pedro plas dijo...

Yo no creo que las bacterias fueran las primeras en "enamorarse". Los protozoos parece que pudieron ganarle la carrera. Al final no ha ganado odio cachis...

bueno, ahora con la primavera siempre viene mu bien este tipo de cosas para ligar.jaja.

Pao Pao dijo...

Una forma original de describir al amor, si señor!

Espero segundas partes que parece que aqui si son buenas!

7 vidas dijo...

Entre tanta mentira puede que el amor nunca vuelva a nacer q opinas??'

Jesús Leirós León dijo...

Si en la balanza de tu conciencia esas mentiras pesan más que las horas compartidas... entonces lo que nacerá no es el amor sino más bien la necesidad.¡No se deben confundir nunca!

Pero bueno, tú al menos tienes siete vidas. Los que solo tenemos un cartucho no podemos permitirnos el "fallar".

Saludos

Anónimo dijo...

Eres muy grande! me ha fascinado tu conversación sobre el amor!

Me congratula que no saliese en la encuesta la respuesta u opción de odio, no creo que una persona con tu sensibilidad esté capacitado para odiar y debe ser dificil hablar de algo que no se ha experimentado.

Jesús Leirós León dijo...

Sobre el odio hablaremos más adelante. Y es que se tiene muy confundido el término. El odio no es lo contrario al amor. Lo contrapuesto es la indiferencia. Espero que sigas disfrutando. Sería un grandísimo placer.

Lo intentaré. Feliz por estar a mi lado. Mil gracias.

Anita Torrejon dijo...

tienes toda la razon!!!!

yo vote para que hablar sobre la amistad. Aunque esto no tiene desperdicio. Un besito.

Jesús Leirós León dijo...

¿Por qué sólo reaccionamos en las situaciones límite? No es justo.