Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

31 de mayo de 2010

Latidos tatuados


"A cada uno de los montes que me impide verte, a todas las piedras que desordenadas se esparcen por campos y praderas, a las carreteras y caminos que serpentean infinitas. Y hasta el Guadalquivir se propone en alejarme de ti más aún. Todo ello parece haber sido estudiado metódicamente. A simple vista puede resultar el plan macabro de algún desalmado que no se apiada de mí. Reconozco, a pesar de todo, que son muchos los miles de metros que me separan y muchos más los que consiguen a veces entristecerme en silencio.

Pero ya he aprendido con la experiencia y sé cómo vencerte o al menos, mitigar tu injusto castigo. Con poemas acerco su corazón al mío y juntos laten al unísono. Con confidencias de media noche logro posar su voz en mis entrañas, las mismas que me hacen revivir con fuerza. Su amor es palpable allá donde estemos porque fue construido con materiales perennes: verdad y pasión.

Así pues, te hago perdedora de una guerra que jamás quise librar. Una contienda sin sangre pero sí con heridas. Una lucha férrea y dolorosa que no supiste jugar con diplomacia pues atacabas cuando menos se te echaba en falta, en momentos en los que parecías destruida por completo.

Admite de una vez tu derrota en esta historia. Reconoce que no nos has vencido aunque cerca estuviste en variadas ocasiones. Agacha tu angustiada cabeza y arrodíllate para venerar el amor incondicional que tachaste un día de imposible. Reparte pétalos, hiérete en aplausos mientras caminamos sobre ti victoriosos. No te atrevas tampoco a cruzarnos la mirada pues te dolerá, como hiere la ardiente lava, que por fin nuestros corazones vuelvan a estar juntos para siempre.

Te recordaré vieja enemiga; pero no para alabar tus diabólicas intenciones, sino para festejar por doquier que el amor todo lo puede, que lo verdadero supera a lo efímero y que por una vez no has hecho trizas una bonita historia de empatía compartida.

Aléjate pues al destierro más oscuro y remoto, a idear perversos propósitos que sin duda otros padecerán. En este lugar no tienes cabida, ni tú, ni tus aliados. Desterrados queden los valles inoportunos, los matorrales y zarzales, tus nubes pardas de agonía. ¡Fuera de aquí!

Es el momento de despedirse, y mirándome comprobarás que no te dedico ninguna lágrima pues el júbilo con el que yo palpito ahora se traduce en mis besos, sus besos, nuestros besos..."
http://www.youtube.com/watch?v=W23oG05RFM4
Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2010 ©
Publicado por Jesús Leirós León en 31.5.10

5 comentarios:

anonimo dijo...

¡Miserable!¿por qué gritas? me perteneces porque soy más fuerte que tú.Irás dónde a mi me plazca,por buén artista que seas y,depende de mi capricho el que me sirvas de alimento o que recobres la libertad.Loco rematado es quien resiste a uno más fuerte que él,además de no conseguir la victoria,a la verguenza añade el sufrimiento,es lo que suele hacer ese tipo de personas de tu comentario de hoy,cuando algo es sólido no hay quién lo rompa.

galiMATIAS dijo...

Aqui parece que estas hablando con algo que no existe no? No con una persona en concreto. Vamos yo por lo menos lo he entendido asi.

LA CANCION ME ENCANTA!!

Anónimo dijo...

Solo los elegidos pueden entender lo escrito, solo el que ama sabe del dolor que causa su ausencia.
Felicidades.

Jesús Leirós León dijo...

Solo ellos. Bien lo sabes. Un dolor que sigue escociendo. Gracias, mil gracias.

S.M. dijo...

Una carta magnifica, impresionante el sentimiento que le pones. Se nota que un enamorado ha sido el autor.

Un abrazo Jesus.