Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

6 de mayo de 2010

Si hay Dios...


Sigo echando de menos tus caricias, esas que tú solo sabías crear de entre tus dedos fundidos de amor. Callado el mundo, estremeciéndose bajo tormental de sal y espinas, quedamos nosotros. Mírame y dime que nunca me dejarás. Dímelo aunque mientas, solo así tendré la seguridad que jamás me dejarás solo. Si por alguien sigo latiendo, es gracias a ti. Qué mal has hecho acostumbrándome a tus sonrisas de primavera, a tu fiel reflejo de todo lo que siempre quise conservar en papeles de agua. Estaré siempre contigo, anudando los caminos serpenteantes de mi destino frágil y confuso para que no me abandones. La entretendré para que me lleve a mí si hiciera falta, es lo justo créeme.

Te miro, mientras aprendes de nuevo a vivir y veo al vientre que me hizo, a la mujer que sobrelleva el liviano peso de mi ser. Quiéreme y nunca dejes de hacerlo aunque ahora todo sea mucho más dificil. Ahora que nadie nos oye, solo resta decirte que es mi sentimiento el tuyo y nada más. Ojalá todo tenga un final feliz. Sé que sí. Porque si hay Dios seguro entiende de emoción.

Todos los derechos reservados.© Jesús Leirós 2010

Publicado por Jesús Leirós León en 6.5.10

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Día tras día el sol es siempre el mismo,pero cada día es un nuevo día.Nunca estarás solo,te lo prometo.

Jesús Leirós León dijo...

Sé que la esperanza es el peor veneno para los desesperados. Aún así rezo para que tu promesa no se prorrogue demasiado.

Anónimo dijo...

No todo ahora es mucho más difícil,es distinto,se remueven todos los esquemas preestablecidos,pero te puedo asegurar que tiene un futuro prometedor.

Maiki dijo...

Viva la seño Luisi!!!