Prueba
- Y a un idilio tan frío solo le puede la muerte -


Prueba

3 de enero de 2011

Silencio


Para amar sólo hace falta una cosa: un corazón; el propio. Nada más. Y este corazón tan sólo necesita de latidos para que el mundo gire y todos en torno a él.

Se alimenta de poesía, de recuerdos que amurallan el ayer, se viste desnudo y galopa sin perder el aliento. El corazón vive en nosotros y esclaviza sin látigo. Sin tener ojos visualiza los besos añorados, no tiene boca pero gasta un hambre voraz para atrapar el deseo de su carne. Tiene su propia dinámica y la medida de nuestra comodidad se basa en su entendimiento más o menos acertado.

El corazón siempre quiere más. Y es que el beso perfecto todavía no ha decidido presentarse. Siempre echamos de menos el abrazo venidero, la danza de unos labios que no arañen, los ojos que nunca conocieron el pecado original... Como si viviese en una eterna regeneración sigue latiendo en su cautivo placer acorazado y con sangre y sumergido en su recreo nos repite incansable que mientras vivamos en él, el amor será su único hábitat deseado.

Hasta que no logre latir amando no dejará de repetirnos en su idioma particular y punzante que no estamos vivos. Nos regará de una sangre artificial para que continuemos en la lucha de la búsqueda, en la batalla flagelante entre las multitudes hasta el hallazgo de esa persona que calme nuestra sed para no ahogarnos en ella. El lenguaje de los corazones desconsolados es el silencio. Un silencio que pesa y desgasta. El silencio que el amante impetuoso comparte con su almohada; el silencio que sumerge a los no correspondidos en el destierro marchito de sus soledades.



Todos los derechos reservados. Jesús Leirós 2011 ©
Publicado por Jesús Leirós León Etiquetas: en 3.1.11

10 comentarios:

galiMATIAS dijo...

Me encanta ver que actualizas dia a dia. Textos maravillosos, asi dan ganas hasta de trabajar jesusito.

Un abrazo.

Enric dijo...

Enhorabuena por tu blog desde Sitges. Escribes fenomenal. Espero que sigas así. SALU2.

David L. dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=dedcMEBuRmo

mira esta cancion tambien vendria bien. Felicidades por el texto. Gracias por tanto buen hacer.

Emily dijo...

no creo que estemos siempre enamorados, hasta el corazon a veces necesita descansar de vez en cuando si no esto seria una maraton inaguantable!!!

Orión dijo...

Quizás el silencio sólo sea causa de que no encontramos las palabras para decir con claridad lo que se siente en un preciso momento, sólo una mirada es capaz de hablar… El silencio da importancia al momento y a la persona, su existencia siempre tiene una razón, lo complicado es encontrarla.

Serch dijo...

Jesús, qué bonito. Y qué cierto es ese final, aquello del silencio...

En cuanto a lo que has escrito en mi blog, te doy las gracias por aportar esa información, que a mi ya me sonaba, pero dudaba de su autenticidad. Como bien dices, las comparaciones son odiosas, pero en este caso, curiosas.

Gracias :)

Everlendis dijo...

Se lo que es sufrir en el silencio todos los dias con la persona que mas quiero.

Se clava muy dentro...

Un placer volverte a leer hoy!

Teresa S. dijo...

Te he mandado a tu corre mi direccion para conseguir un libro tuyo. Espero que puedas mandarmlo

Gracias

Cari dijo...

Culpable de insomniooooooos! Me ha gustado muchisimo este tambien jesus!

Elvira Lindo dijo...

Que bonito Jesús, yo creo que en ocasiones siento algo asi: "El corazón siempre quiere más. Y es que el beso perfecto todavía no ha decidido presentarse. Siempre echamos de menos el abrazo venidero, la danza de unos labios que no arañen, los ojos que nunca conocieron el pecado original... "